Escritor y poeta – Carlos Garrido Chalén – un profeta de muy bellas letras.

Escritor y poeta, un hombre cuya sensibilidad trasciende en sus obras, la magia de su pluma toca y estremece, hombre de Dios de grandes sentimientos; señalar sus logros sería enumerar una larga lista. Empiezo por mencionar que es fundador y presidente del selecto grupo Unión Hispanomundial de Escritores, Embajador Universal de la Paz en Perú, Ginebra-Suiza, París- Francia, premio internacional ¨La pluma de oro¨ AIPEH EEUU 2015, periodista Emérito de las Américas UNESCO, Doctor de honor en Literatura de la Academia Mundial de Arte y Literatura EEUU, Ganador del Premio Andrés Bello en poesía (2014).

No me quiero explayar en títulos pues he obviado un sinnúmero de ellos, solo expresar la gratuidad de sus letras como escritor, la donación de amor en su poesía, un hombre de un alma límpida una que enseña transmite paz, donde sus letras son la expresión de los más bellos y profundos sentimientos de amor y respeto a sus lectores.

En una de sus obras ¨No sé leer pero me escriben¨, deja entrever el amor y el dolor de una guerra como lo fueron los ataques a Hiroshima y Nagasaki. Su poesía llega hasta el fondo… el alma cala, dispara como saetas en cada palabra.

Su obra ¨El muro del abismo¨ juguetea entre la realidad y la ficción, la caridad, la fe, la esperanza, la propia vida discurre entre su pluma, solo hay que dejarse llevar… y se fluye con él y con la vida.

Hacer un recuento de cada obra, de cada letra, de cada sílaba aburriría al lector pues la donación de amor y la entrega de sus letras preceden a este gran escritor y poeta. Vuela poeta, vuela escritor, despliega tus alas a las inmensidades de los tiempos perdidos, ahí donde el amor nunca muere, Gracias Carlos Hugo Garrido Chalén, mis letras son solo un pequeño homenaje a un hombre que ama las letras, a uno que no se cansa de dar y transmitir luz, de ayudar, de orientar, de guiarnos con su ejemplo de vida, de compartir su esencia sin esperar nada, al que deja el nombre de nuestro Perú encumbrado en el mundo entero.

Mis queridos lectores busquen la buena lectura de un alma que solo derrama paz y dulzura, saquen ustedes sus propias conclusiones, hasta la próxima.