No a la ratificación del acuerdo de Escazú, el Perú es soberano de sus recursos naturales.

El acuerdo de Escazú firmado por 14 países el 27 de septiembre de 2018, en la reunión anual de la Asamblea General de las Naciones Unidas. A simple vista pareciera ser uno que traerá bienestar a nuestra patria, cuando al final solo recortará nuestra soberanía, donde los peruanos como legítimos dueños de nuestros recursos, quedaremos a manos de un tratado que solo cede nuestra dominio y autonomía como Estado, a manos de terceros lo cual es cien por ciento inaceptable.

El cebo de culebra de esta clase de acuerdos se sostiene, en que los firmantes tendrán derecho sobre nuestro territorio, se nos vende este tratado como un mar de oportunidades; con el cuento de fortalecer los vínculos entre los países, con la finalidad de trabajar por el bienestar del medio ambiente y la sociedad. Al respecto el Perú es mayor de edad, tiene la capacidad de discernir, con la finalidad de buscar nuestra prosperidad; en especial cuando lo que se pretende ceder es el señorío de nuestros recursos.

Perder cerca del 50% o más de nuestra soberanía, en especial de nuestra selva es inaceptable; la fuente de agua dulce que goza nuestra patria, nos coloca como una geisha de cara al futuro en el mundo; máxime si las guerras del futuro serán por el más preciado recurso, el agua, uno que valdrá más que el oro. Es de importancia formalizar a nuestra minería informal aurífera, así como es vital el empezar a reforestar millones de hectáreas, con la finalidad de preservar riqueza.

Cuando se habla sobre al Acuerdo de Escazú, se refiere a los derechos que cedemos en materia de justicia ambiental, quedando sujetos a un tratado, donde el Perú regala cual prostituta de turno, lo más preciado su soberanía, y con ella el futuro de todos los peruanos, porque quedaríamos a merced de un tratado internacional, que cercena nuestra soberanía.

Es un acuerdo donde se nos vende el intercambio, y participación de los pueblos firmantes, con la dizque finalidad de administra mejor la información, optimizar procedimientos, para luego pasar a la toma de decisiones en conjunto, donde perderemos soga y cabra, entregando nuestra riqueza; una que el Estado tiene la obligación de cautelar, a sabiendas que estamos en posición preferencial, respecto a una multitud de países en el orbe; por lo expuesto terminarán obstruyendo proyectos, usando el tratado para beneficio de los poderosos, donde el Perú abdica a su dominio o soberanía.

Se nos pretende engatusar uniformizando criterios de forma conjunta; concluyo de ratificar semejante animalada, estaremos entregando el trasero a una sarta de filibusteros, que nos buscaran el beneficio del Perú. Los peruanos tenemos la obligación de protestar, ante la ratificación de tremenda barbaridad, atentatoria en todos sus extremos a nuestra Patria, estamos hipotecando nuestra riqueza y señorío, lo cual es inadmisible.

Otro cebo de culebra, para adormecer la inteligencia de los peruanos se sustenta, la de fomentar el trabajo de forma cooperativa de los países de América Latina y el Caribe, con la finalidad de alcanzar el cumplimiento de intereses nada santos.

La toma de decisiones ambientales, es de estricta soberanía de nuestra Patria, estaríamos entregando nuestro territorio a manos extranjeras, donde decidirían por nosotros lo que es bueno, lo que es malo, que es justicia ambiental, que no lo es. Es un instrumento perverso como muchos tratados, donde cada nación ha ido entregando su independencia, a organismos supranacionales; que al final serán los que decidirán el futuro de nuestra Patria. Motivo por el que me sumo, y pongo de manifiesto mi total rechazo, a que dicho acuerdo sea ratificado, en detrimento de todos y cada uno de los peruanos.

Basta de ceder el imperio, el Perú es dueño de su destino, dejen de regalar al Perú, en momentos que nuestros recursos naturales son y serán, la fuente del sustento de nuestro futuro. Se pretende hacer uso de la justicia ambiental, justicia que sabremos administrar por los dueños de casa. Los recursos del Perú son de nuestra propiedad; seremos los peruanos los que decidiremos nuestro destino, no un grupo de sinvergüenzas que a la postre dominaran a nuestra Patria, si tenemos la desvergüenza, y la carencia de toda sabiduría de ratificar semejante atrocidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s