Banca de Fomento Reactiva Perú 1,2 y FAE, hará naufragar al Perú.

Cuando se está ante una crisis atípica, hacer un copy paste de la teoría económica o imitar a las grandes economías, resultará en un descalabro total para nuestro Perú. Economías como las de EEUU, Europa  pueden darse el lujo de girar contra el sistema, incluso experimentar con sus políticas monetarias, sin afectar su solidez macroeconómica.

El Perú no está en condiciones de reventar la chequera, generando deuda que a la postre será incobrabable; y otra que aunque garantizada no generaran riqueza, salvo el bolsillo de muy pocos. Los 60,000 millones de dólares de nuestras reservas, están cien por ciento comprometidas, hoy nos endeudan por 30,000 mil millones de $.

La economía está hecha puré, un plan era necesario pero la receta está equivocada, uno que nace mal diseñado; grandes y medianas empresas se harán de préstamos para refinanciar deudas anteriores a la aparición del CV 19; tremendo negocio pues se llevan casi la mayor parte de la torta.

Existe un número de empresas que podían aguantar el golpe, que no necesitaban de tan generosa ayuda; otras que ya estaban quebradas antes del CV19 y volverán a quebrar, ese dinero nunca será recuperado. A esta enorme lista, se suman préstamos de 15,000 soles y 105,000 soles, los que denomino bonos empresariales, la gran mayoría deglutirá lo recibido a sabiendas, que no podrán honrar dichas deudas.

El mercado ha sido destruido, prestarle a los muertos o a los que van a morir, es una mayúscula irresponsabilidad.

Estamos ante la implementación de la mayor Banca de Fomento de nuestra historia, banca que nunca ha funcionado, todas han quebrado una y otra vez; donde las grandes, medianas y algunas pequeñas empresas harán su agosto en desmedro de todos. Muchas de ellas podían resistir el golpe; están repartiendo a diestra y siniestra, girando al sistema una deuda, que será generadora de mayor pobreza.

Los postulados basados, en tremenda inyección de liquidez, a un mayor universo de prestatarios, no depurados, será como pretender arar en el viento o en la mar; están arrojando la semilla, donde no dará fruto o a lo mucho este será nimio.

El sistema se va a devorar lo inyectado, sin generar valor, recursos sanos que por contrapeso hagan girar la economía de forma sana. Toda esa monumental cifra de 30,000 mil millones de dólares, el sistema los va a licuar raudamente, lo que se constituirá en tremendo naufragio financiero.

Insisto, no es inversión directa a una economía, con los motores encendidos; al hacerlo con los motores apagados los recursos se evaporaran, dejándonos con una monumental deuda, y un Perú saqueado en todos sus extremos.

Lo que está haciendo el gobierno, hoy secundado por el Presidente del BCR Velarde es lo siguiente: imaginen al Perú como un enorme barco, han lanzado a andar sus unidades de bombeo, para evitar que el buque se inunde; lo cierto es que las bombas (Plan Reactiva 1 y 2 + FAE) sí son posicionadas en lugares equivocados y a destiempo, con una pésima ingeniería financiera, el Perú se hundirá hagan lo que hagan.

Más sano era navegar con los motores encendidos, golpeados por inmensas olas una tras otra; hoy estamos en medio del océano con un buque anegado; encendiendo los motores principales con una nave llamada economía, una que está ladeada o de costado, la ola que nos cae encima volteara al barco, donde el rechinar de dientes será de espanto.

Preferible era dejar salvarse a lo más fuertes por esfuerzo propio, y atender a los heridos con posibilidad de sanar nuestra economía, haciendo un uso racional e inteligente de nuestros recursos.

Medidas de mitigación son comprensibles, de dispendio son inaceptables.

A los heridos que van a morir, y a los muertos no se les puede salvar; si ponemos a todos en los botes salvavidas, se hundirán incluidos los socorristas.

Es decir ante la disyuntiva de salvar vidas a cambio de sacrificar la economía; debieron cuando menos seguir el mismo orden, salvar lo que se podía salvar de nuestra economía, preservando los engranajes para relanzarla; por el contrario el escenario es desolador de una incapacidad mayúscula.

Imaginen destinar la mayor cantidad de todos esos recursos, para inversión directa que genere riqueza, solo de esa forma se logrará renacer. La política de la solidaridad mal empleada, es un paso directo al comunismo; donde la destrucción de la riqueza solo será canibalismo y mayor pobreza.

Estamos perdiendo soga y cabra, el corto y mediano plazo estaba comprometido, hoy el largo plazo está empeñado y siguen girando la chequera; en una suerte de carrusel donde se hace uso de instrumentos de apalancamiento, donde el Perú a más que sobrepasado todo límite; crónica de tremendo desastre tras desastre.

Era preferible convivir con lo inevitable, con medidas de mitigación, para después hacer uso de nuestros recursos.

El tsunami arrastrará el Plan Reactiva 1 y 2 + FAE, constituyéndose en otro forado mayúsculo.

Si no se siembra no hay cosecha, si en tiempo de sequía y desgracia arrojas la semilla de forma irresponsable, a destiempo nunca cosecharas, habrás perdido el grano; semilla o préstamos que algunos usaran para su beneficio, pero no generaran ni crecimiento menos aún desarrollo.

El manejo económico ha sido desastroso en los últimos 18 años; antes del CV19 se habían robado el granero, hoy el BCR tiene que levantar dinero generando deuda, beneficio para unos pocos y quiebra asegurada del sistema.

Este es el epitafio perfecto, de cómo han terminado todas las Bancas de Fomento, es quiebra segura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s