¿Pandemia o pandemonio?

¿Pandemia o pandemonio? el presente artículo no está dirigido a minimizar el daño que viene ocasionando el Covid 19; menos cuestionar la pérdida de vidas humanas en nuestro Perú y el mundo entero; lamentables como lo son toda clase de muerte existente a la fecha.

Mi intención no es polemizar con los hombres de ciencia, llámense epidemiólogos, infectólogos o carreras afines , las que los convierten en voceros autorizados, desde el lado de la ciencia médica; voy a virar hacia detalles de un razonamiento sencillo, pero válido al mismo tiempo. Uno que busca desenmarañar todo un panorama geopolítico, geoeconómico de orden mundial, cuyas implicancias en el acontecer nacional, serán de proporciones dramáticas, incluso insalvables en el tiempo, con políticas económicas nefastas a la fecha.

Según el último informe demográfico de las Naciones Unidas (2019) la población mundial bordea los  7,700 millones de personas en nuestro planeta. De enero del 2020 a los primeros días de Mayo 2020, el número de fallecidos en el mundo está en 245,000 personas.

Pasemos a realizar una regla de tres simple, con la finalidad de obtener la tasa de mortalidad, comparando la población mundial versus él número de fallecidos a la fecha; al 03 de mayo arroja una tasa de mortalidad de 0.003182%  en los últimos cinco meses. Hagamos el mismo ejercicio, esta vez el cálculo de los contagiados sobre los fallecidos a nivel mundial,  3`502, 126 personas contagiadas, con un total de fallecidos de 246,736, ello nos da una tasa de letalidad 7.04532047 %.

En el Perú somos 32 millones de peruanos, hagamos el mismo cálculo, sobre los 1,286 fallecidos, la  tasa de mortalidad es de 0.0039625%, comparemos los  contagiados 45,000 sobre 1,286 fallecidos, la  tasa de letalidad es de 2.857%, cifras cuyo incremento se dará día a día.

La pregunta del millón es ¿cuál de las dos cifras reflejan la verdad?, ambas son respuestas válidas, con la siguiente interrogante ¿cuál es el porcentaje a tomar, para determinar una verdadera pandemia? corro traslado a los entendidos.

A la fecha el pánico y el desorden, han destruido más que el Covid 19 en mi humilde parecer.

Una vez más no pretendo contradecir a la ciencia médica, ni a los cuadros estadísticos que nos muestran día a día; lo que trato de comunicar es serenidad; en momentos donde la prudencia y la templanza, serán las mejores armas, para lidiar con un virus que ha venido para quedarse.

Lo extremadamente grave, es que el comportamiento humano ha convertido el Covid 19, en un doble explosivo; uno que mata como advierte la ciencia médica, y otro que al destruir las economías del mundo, garantizan verdaderos tsunamis de ida y de vuelta, realidad que va a poner al mundo de rodillas.

En mi opinión la histeria y el pánico colectivo, han encontrado la receta de destrucción expansiva perfecta. Al final del camino, la sumatoria de muertes por otras enfermedades; aunadas al hambre de los países pobres, serán exponencialmente mayores.

Cito la Gripe Española, se habla de casos confirmados de 500 millones de personas, con una mortandad de 100 millones de seres humanos. Menciono la Viruela, cuyos cálculos se estiman durante el siglo XX, en la suma de 300 millones de personas fallecidas, en su correspondiente espacio y tiempo. Se calcula que en dos años, el 70% de la población mundial se habrá contagiado, con la consecuente tasa de mortalidad, una que será inferior a pandemias anteriores.

Es probable que primero se logren avances con tratamientos anti virales, antes de ver una vacuna efectiva, una que el mundo espera con ansias y esperanza, lo cierto es que nada garantiza que la tengamos en un año, dos o sabrá Dios si llega o no. Nuestros comportamientos de vida van a cambiar drásticamente, pero no es el fin del mundo, lo será para reflexionar, en la búsqueda de un mundo más humano, uno que no rete a la naturaleza, porque ella le pertenece a Dios.

Finalizo con una serie de medidas básicas para nuestro Perú:

1) Doten a médicos, enfermeros de todo lo necesario, para un combate seguro de esta enfermedad.

2) Testeos y adquisición de pruebas moleculares masivas, a manos del estado, y de empresas privadas de primer orden, en paralelo con los laboratorios privados autorizados.

3) Doten a los peruanos de mascarillas quirúrgicas de un solo uso diario, no hay mascarillas en las farmacias.

4) Distanciamiento social responsable.

5) Higiene personal constante.

6) Educación y más educación, máxime en un país 85% informal.

7) Abrir la economía de forma inteligente, de manos del sector privado, cuatro meses es garantizar el desastre.

8) Cada peruano tiene que aprender a cuidarse, un reto en un país cuya ignorancia es atrevida.

Me despido a la espera, de que pronto salgamos de esta tormenta universal, saquen ustedes sus propias conclusiones.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s