La cuarentena fracasó, Zeballos en su laberinto.

La exposición de Zeballos es un recuento noticioso, uno lamentable. Nadie los culpa del CV 19, la estrategia seguida ha devenido en un  fracaso total y estrepitoso de la etapa de contención del CV19. Las pruebas serológicas dan falsos negativos y positivos, nos venden humo. Una cuarentena sin pruebas moleculares, es haber envidado a la tropa a la guerra, con un fusil sin balas.

El Ministro anuncia pruebas moleculares que podrán ser fabricadas en el Perú, ahí le da la relevancia a las mismas; entrando en evidente contradicción con las pruebas serológicas, cuyo uso es para detectar a quien tuvo, o tiene el CV 19, en una fase que no es adecuada para una de contención, de un cerco epidemiológico inteligente, a la fecha imposible de realizar; la guerra se perdió con  la total destrucción de la economía.

Nos habla de medidas para la salud mental, y nos quieren imponer el toque de queda hasta fin de año, o hasta que se descubra una vacuna; medida que carece de sustento científico alguno, y contribuye a enfermar mentalmente a los peruanos, vivir en un estado de sitio permanente es desquiciar a la gente.

El mejor plan de salud mental existente, es la libertad y el auto cuidado personal responsable; estos incompetentes generan una presión innecesaria sobre los peruanos, el toque de queda es contradictorio a la higiene mental de todo ser humano.

Diecisiete puntos del PBI, medida calificada como audaz, por agencias de calificadoras crediticias internacionales; nos revientan cohetes mientras seamos sujetos de crédito; no se dice nada de la capacidad de gestión, una que a la postre garantizara la quiebra del Perú. La cadena de pago ya se quebró de forma estrepitosa, Zeballos miente en sus afirmaciones; dar dinero para generar incobrables es también irresponsable, si continuamos en esta cadena continua de subsidiar a los caídos, no habrá economía que pueda sacarnos adelante.

Se está confundiendo usar la solidaridad para adoptar de lleno, modelos trasnochados de mayor pobreza e injusticia social, como lo son el modelo Cubano, exportado a Venezuela impuesto por Chávez y continuado por Maduro; una socialización a marcha forzosa, usando como sustento una fallida lucha contra el Covid 19;  ante la carencia de medidas, que permitan hacer resurgir la economía desde antes del CV 19, hoy con CV 19 las políticas adoptadas garantizan la destrucción total del sistema

Proponer es muy sencillo, dictar decretos a diestra a siniestra, diciendo hágase, resulta una falacia monumental, bien decía Winston Chuchill “El precio de la grandeza es la responsabilidad¨ , ergo la total incapacidad de gestión, nos llevará a una sola resultante, un monumental desmadre, que a todas luces nos hundirá en lo más profundo de lo que podamos imaginarnos, donde adelanto, no nos llevarán a buen puerto, no les pido imposibles si capacidad de gestión responsable hoy inexistente.

Zeballos habla de los bonos, donde a la fecha no se termina el padrón, de los supuestos beneficiados, hemos adoptado medidas al estilo de las grandes economías, las cuales serán a la postre grandes negociados, a expensas de dejar a un Perú en la ruina, porque ese es nuestro destino. De no mediar un viraje de timón de ciento ochenta grados, el cual necesitaría de todas las mentes brillantes, para lograr salir de los abismos de un océano insondable, la resultante será atraso, mayor pobreza extrema de la que han gestionado con medidas, que liquidaron la economía sin haber logrado la contención de esta pandemia, hoy imposible de contener.

Seguir subsidiando no es solución, es asegurarse la quiebra del Perú; el contagio se está dando raudamente, por la estructura social y económica de nuestra patria. Pretender dar medidas del primer mundo, en uno del tercer mundo, nos llevará a ser del quinto mundo.

Una realidad que nos sobre pasa, una ecuación destructiva CV 19, más informalidad, más economía hecha jirones, la resultante es y será de llanto de dolor extremo, uno que todavía no terminamos de empezar a vivir, el CV 19 se queda con nosotros, y nosotros con un virus que junto a políticas fallidas, han destruido la economía.

Destruirlo todo, para decirnos que de no haber actuado sería peor, esa no es respuesta ante una realidad que los ha dejado fuera de partidor, perdidos en un laberinto de un concurso de incapaces, desde antes del CV 19; destruir junto al CV19 ello lo hace cualquiera, construir en la desgracia ello lo hacen los grandes.

La prensa  asalariada, se verá en la necesidad de sacar la verdad adelante, porque está en juego su propia supervivencia como sistema dominante.

En materia de educación, se puede enseñar complementariamente, pero nunca se podrá sustituir la educación virtual por la presencial; la educación a distancia puede acaso enseñar, pero jamás podrá formar a nuestros niños y adolescentes; lo que a la postre garantiza mayor cantidad de analfabetos, pésima calidad de la educación, donde la tecnología es bienvenida, pero no es la solución de fondo del problema, que hoy se enfrenta.

De persistir en esta estrategia, devendrá en que todos los alumnos pierdan el año, no se puede aprobar a nadie con 2 a 3 horas de clases al día, ello es un despropósito, un reverendo engaño, donde se tiene la ostra de cobrar a los padres por la educación de la pata coja, educación virtual que jamás sustituirá a la presencial, por ello en el resto del mundo los niños están regresando a clases, con protocolos factibles de ser implementados.

Mantener a los niños y adolescentes enjaulados, acarreará más daño mental y emocional de proporciones, uno que se traducirá en mayor cantidad de enfermedades pre existentes, de los niños y adolescentes; el gobierno y la sociedad peruana tienen que entender, que los niños y adolescentes están en una curva de un mínimo riesgo, a la fecha me pregunto  ¿cuántos niños ya fueron contagiados por sus padres? familias enteras que viven hacinados, en espacios muy pequeños fuente de contagio natural.

El miedo a afrontar esta realidad extrema, con criterio e inteligencia, nos está llevando a destruir nuestro sistema educativo; uno precario por cierto; con la creencia estúpida de que todo lo pueden controlar, dan medidas para cada caso, destruyendo todo a su paso, ello es una visión paranoica de quienes nos gobiernan, avivada por una prensa que promociona la destrucción en lugar de usar la sensatez, y el criterio para afrontar a la madre naturaleza, donde será ella misma la que nos dará la solución, al  parecer en el Perú lograremos la inmunidad rebaño en tiempo record, lo que denomino la ganancia de la perdida.

Sector Justicia, es lo único cuerdo que le he escuchado a este Ministro; todo lo que contribuya a deshacinar los penales, solucionará problemas anteriores al CV 19, que  hoy se ven exponencialmente agravados por  esta pandemia.

El aislamiento social tiene que ser educativo, sancionarse pero sin conculcar libertades. El mundo cambió, hoy tenemos que aprender a relacionarnos de forma distinta. Merkel en Alemania afirmó, en 2 años el 70% de Alemanes se habrán contagiado logrando la inmunidad rebaño; en el Perú se dará en tiempo record.

Al CV 19 no se le puede vencer, usar ese adjetivo es mentirle al pueblo peruano, ella es la política del engaño, usada para otros fines perversos,donde tratan de controlar todo, entrampando y destruyendo todo a su paso, tremenda contradicción, donde la amoralidad campea.

Al CV 19 solo se le puede hacer frente, con criterio y sabiduría, ambas brillan por su ausencia.

Zeballos se escuda al afirmar, que de no haberse tomado estas medidas, las muertes habrían sido mayores; se ufana orondamente de estar salvando la economía del Perú; son unos incompetentes sin nombre, ignorantes con poder de corte izquierdista.

Si el Congreso le otorga el voto de confianza, estaremos ante un burro halando a una mula, un populismo lleno de mentiras; una afrenta a quienes tenemos educación, decencia y criterio, para poner en prácticas políticas de estado, posibles de cumplir; al parecer se ha escogido hacer de él Perú un país inviable.

Inviabilidad que se pondrá de manifiesto en el corto plazo; el siguiente cuadro nos muestra el fracaso estrepitoso de la etapa de contención del CV19, hoy imposible de realizar; por lo que se necesita otro tipo de estrategias, como la de usar a nuestras FAA de forma inteligente, sin toque de queda alguno, hasta la próxima.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

 

El Toque de queda no impide el contagio; no a la dictadura del CV 19.

Escucho estupefacto las declaraciones del Ministro de Defensa Walter Martos, sugiere que el toque de queda se mantenga hasta que se encuentre una vacuna, o en su defecto se prolongue a hasta fin de año, de forma indefinida. ¿Cuál es el sustento científico?.

El rol autoritario, totalitario, punitivo ante una realidad que nos sobre pasa; lo cierto es que el horario de contagio se dará por acción natural, donde en las actuales circunstancias, controlar dos variables como son el CV19, aunada a una economía informal, hacen imposible que cualquier estrategia tenga resultados positivos.

El toque de queda y toda medida restrictiva, que vaya más allá de conculcar libertades en nombre del Covid 19; es cruzar la raya; estaríamos ante una violación continua de nuestra libertades, donde muchas actividades laborales se llevan en horarios nocturnos. Estamos viviendo un gobierno que trata de controlarlo todo; contra la madre naturaleza no hay solución posible, mantenernos confinados hasta que se encuentre una vacuna, es tremenda locura, solo agrava la salud mental de nuestra Patria.

La estrategia militar, el uso de la fuerza, la coacción, la amenaza velada contra el don más preciado junto a la vida, se llama libertad; el Ministro de Defensa no da sustento alguno, salvo usar el toque de queda, para limitar comportamientos, una suerte de castigo que no soluciona el contagio, de este virus Chino. 

A la fecha la etapa de contención ha sido un total y completo fracaso, al extremo que no hay camas UCI, la situación en los hospitales es de correr; sin embargo ello no da patente de corso para afirmar, que el toque de queda sirve para impedir mayores contagios. Señor Ministro no se ha dado cuenta, que  el virus tiene su horario; nos darán ¿una hora o más de recreo?.

Les recuerdo que la salud mental de la nación está de por medio, donde vivimos en una verdadera olla de presión, con una sumatoria de variables de muerte y destrucción incontrolables a la fecha.

No señor Ministro Walter Martos, el toque de queda no impide ningún contagio, seríamos el único país donde nos mata el virus, nos mata la informalidad; con una economía de muerte, violando lo más preciado de nuestra frágil Democracia, la libertad.

No solo han sido incapaces de contener, lo que hoy es imposible de lograr; la ola de muerte del Covid 19 nos pasa por encima, con o sin toque de queda; con la libertad no se juega. Estamos en la ante sala de la violación de nuestras libertades, a nombre del Covid 19.

¿Qué buena ostra que se manejan? el toque de queda afirman, ayuda a controlar el contagio, afirmación que carece de todo sustento científico; la razón sería controlar la delincuencia, lo siento Señor Ministro, vivimos en un sistema democrático, uno que se respeta incluso con la vida, la responsabilidad de cuidarse en esta pandemia está en cada uno de los peruanos, la de brindar seguridad en Democracia ello está manos del gobierno.

Tenemos suficiente con el CV 19; a mayor fuente de contagio, más rápido llegaremos a la inmunidad rebaño, la verdad es que este gobierno ha perdido el rumbo. Se pretende hacer uso del poder, para controlarlo todo, cayendo en la necedad más profunda, dar solución al Covid 19 más la informalidad, es una ecuación exponencial, una que no se podrá detener.

Una que está siendo usada para socializar el sistema perversamente, pararlo todo, dando rienda suelta al poder extremo; extender un toque de queda que no impide contagio alguno. Está clase de avisos son el clarinazo de alerta de hacia dónde nos dirigimos, dejen de destruir al país.

Hay realidades que no se pueden cambiar, acaso aliviar, ir más allá es entrar en aguas dictatoriales. Donde no solo nos mata el virus, la informalidad o la economía; nos matan enjaulados en nuestros hogares sin lograr resultados, ¿ese es el modelo que se quiere seguir? es uno que repudio por sus consecuencias funestas, el comunismo está al doblar la esquina.

El Perú tiene que caminar con la pandemia encima, con una realidad lacerante, si no tienen la capacidad, el gabinete en pleno debe ser renovado por gente capaz; sin embargo la carrera populista del Congreso es otra arista harto peligrosa.

¡Si a la libertad, no al toque de queda! saquen ustedes sus propias conclusiones, hasta la próxima. 

La naturaleza y la informalidad, lograrán la inmunidad rebaño, en tiempo record.

El Perú enfrenta una guerra que no puede vencer, son dos variables imposibles de controlar, son imbatibles en una sociedad donde el caos es nuestra forma de vida. La mejor forma de evitar contagios es la responsabilidad personal de cada uno de los peruanos, nosotros somos la mejor herramienta, que junto a protocolos generales, el protocolo individual de distanciamiento social e higiene, son las únicas armas a disposición, a nuestro libre albedrío.

En la actualidad debemos dejar que la naturaleza haga su trabajo, es imposible contener a la pobreza, el hambre, las enfermedades pre existentes también son causa de muerte. La estrategia por el lado científico se ha perdido por goleada; los contagios van en escalada; una fatalidad que es usada para generar pánico, donde la destrucción de la economía, hoy va más allá de los quintos infiernos, cuyas consecuencias todavía no vivimos en toda su magnitud, falta poco para que ello suceda. Será como andar con heridas en carne viva, producto de haber perdido la guerra en ambos frentes, el CV 19 y el económico, doble asesinato.

La guerra contra el CV 19 se ganará con la inmunidad rebaño, a más contagios los testeos que se realizan servirán en tiempo record, el poder determinar a qué velocidad lograremos la inmunidad rebaño. Lo que me queda claro, es que usar esta lucha para hacer de esta una de carácter militar, conculcando derechos, con un gobierno que se ha apartado del sendero de lograr un país viable, es tremendo despropósito.

Todo este desmadre es usado para concentrar poder, la estrategia desde el día Uno fracasó; a la fecha lograr un cerco epidemiológico inteligente es una verdadera falacia, una que es usada para confinar, controlar, en circunstancias donde la sumatoria de Cv19 más la informalidad, resultan imposibles de vencer.

No tiene caso continuar con una economía actualmente descuartizada, donde día a día se le sigue despellejando; continuar con más de lo mismo es de necios. Resulta muy conveniente para un gobierno, cuya incapacidad brillaba antes del CV 19, hacer de esta virus su caballo de batalla, a sabiendas que no logran nada; cada una de nuestras autoridades, dan soluciones que no solucionan, solo agravan un panorama que va a empeorar.

Soy cien por ciento honesto, después de mucho meditar concluyo, hay que dejar que la naturaleza haga su trabajo, la informalidad  hará el resto; así lograremos la inmunidad rebaño en tiempo record, en la actualidad estamos en ese sendero, con la salvedad de que se persiste inútilmente, con la destrucción de la economía.

 

Un gobierno conformado por incapaces, le ha venido como anillo al dedo el CV 19; el virus perfecto para destruir lo escaso que queda y encaminarnos por caminos trasnochados, donde hoy gobierna una izquierda que el pueblo no votó; donde el voto anti sistema está en ebullición.

No se solucionan conflictos, no se gobierna, conculcar libertades y fracasar en la lucha del CV 19, es la receta perfecta para la socialización del sistema; donde nadie tiene los pantalones para agarrar el timón en plena tormenta, y enfilar una contra las olas en plena tormenta; con una economía que tiene que ser puesta en funcionamiento en tiempo record.

Resulta más sencillo hundirnos, para luego usar al CV 19 como excusa, para optar por el  comunismo es el camino escogido, ojo , pestaña y ceja. Ante una realidad que nos sobrepasa, dejen que la gente se contagie, habrá muerte, por favor no cometan doble suicidio, nos mata el virus y nos mata la economía, me despido.

 

Callejón sin salida nos mata el virus, nos mata con una economía despedazada.

Con una economía 75 % informal con millones que entrarán a pobreza extrema; no hay estrategia que sea factible, viable; ello no es culpa de Vizcarra, es el cómo está estructurado socialmente nuestro Perú; el Covid 19 nos va a pasar por encima. El hambre podrá más que el virus, a pesar de que ello ocasione decenas de miles de muertos.

Optar por destruir la economía formal e informal defendiendo la vida, ha resultado una ecuación de muerte exponencial, virus, pobreza, informalidad, ilegalidad  todas convertidas en aristas de muerte; el virus mata, si a ello le sumamos la economía descuartizada, la sumatoria será exponencialmente mortal y destructiva.

El CV ha desnudado nuestras miserias; les pongo otro ejemplo que puede suceder, un terremoto grado 8.5 con epicentro en La Punta, desnudaría aún más la forma irracional de como Lima ha sido construida, parche tras parche; de ocurrir se cae el 80 a 90 % de Lima Cuadrada ¿qué haríamos?  más de lo mismo, llorar nuestra desgracia y repetirnos incansablemente lo mal que se hizo todo, a sabiendas de que todo se hizo y se sigue haciendo mal.

En los últimos 18 años se han robado más de 25,000 millones de dólares; los ladrones siguen libres, medios de comunicación asalariados de una descomunal corrupción; hoy el pueblo morirá de hambre, sumada a su actitud irreverente, irresponsable que por necesidad, pobreza extrema, ignorancia serán causa de mayor fatalidad.

A cuidarse porque esto de cuarentena tiene poco, y de dictadura tiene mucho.

El CV 19 mata, el hambre, las enfermedades pre existente también; el Perú no necesita un presidente mentiroso y populista; la realidad nos sobre pasa, donde los ladrones más grandes de la historia están libres. Si hay decencia, Vizcarra tendrá que rendir cuentas al concluir su mandato, por razones harto conocidas, esperemos no pase a engrosar la larga lista de mandatarios sinvergüenzas, donde al final cantaremos, uno más que importa.

Los ladrones más grandes de la historia no están presos, o logran su libertad gracias al CV 19.; mientras que hay gente presa por alimentos, hurtos menores, sin sentencia firme, donde la justicia no es la misma. El Perú es un burdel, uno que se está en caída en un verdadero hoyo negro; por el egoísmo mercantilista de nuestros empresarios, que creen que porque donaron una planta de oxigeno piensan acaso en comprarse el cielo; cuando en realidad solo quieren más dinero, a todos ellos les espera el infierno.

Aun así, si tengo que escoger, mi elección será el capitalismo, jamás optaré por el comunismo, uno que el CV 19 lo pondrá a la palestra, así que agárrense fuerte, porque lo que se nos viene es mayúsculamente mortífero, saquen ustedes sus propias conclusiones. 

 

Medidas inmediatas por el CV 19.

Medidas inmediatas y/o complementarias, dedicadas, para quienes no leen cuando se hacen aportes valiosos.

1) Abrir la libre importación de medicamentos genéricos y de marca, fomentando la libre competencia, para favorecer a todos sin excepción alguna; rompiendo los monopolios y oligopolios existentes.

2) Uso obligatorio de mascarillas quirúrgicas, de un solo uso.

3) Adquisición masiva y constante de pruebas moleculares, para tratar de lograr un cerco epidemiológico inteligente, tardío pero necesario.

4) Adquisición de implementos de seguridad, de forma constante para los médicos y personal sanitario, es inaceptable la perdida de los soldados de bata blanca.

5) Adquisición de respiradores para lograr la mayor cantidad de camas UCI a nivel nacional.

6) Contratar con empresas especializadas para la construcción de hospitales pre fabricados, como el construido en China, no se construirán en 10 días, pero si en 10 meses full equipados, trato de gobierno a gobierno cien por ciento fiscalizado.

7) Educación; nuestros usos y costumbres han cambiado drásticamente, hasta que se encuentre una vacuna.

8) Descartar el uso del estado de emergencia en forma de toque de queda, peleamos contra un virus invisible, no es un operativo militar. El Toque de queda no impide el contagio, ergo estricto respeto a la libertad y buen juicio de cada uno de los peruanos.

9) Que a las grandes empresas se les permita comprar pruebas moleculares; instalar laboratorios por cada región (la gran minería está en más que condiciones de hacerlo) realizando testeos productivos repetitivos, dando sostén a los principales motores de la economía.

10) Cuarentenas focalizadas estrictas, con mapeo delincuencial.

11) Ralentizar la propagación del virus, mientras se logra la inmunidad rebaño.

12) Reabrir el integro de la economía, salvo concentraciones masivas, espectáculos, fútbol (a puerta cerrada) Todo tendrá que abrir, en un plazo de 01 mes.

13) La informalidad es imposible de controlar, razón por la que estamos perdiendo y ganando la guerra, perdiendo por la pérdida de vidas humanas; ganando porque cuanto más rápido sea el contagio, lograremos la inmunidad rebaño en tiempo record.

14) En los distritos y mercados populosos testear periódicamente, dejando trabajar a la gente, impedirlo solo hará que nos mate el virus y el hambre.

15) Que la cadena de contagio continúe, con la finalidad de llegar a la inmunidad rebaño lo antes posible, para reabrir nuestra economía al 100%.

16) Aceptar que muchos morirán, enfrentando el CV 19 con inteligencia y educación social.

17) Aumentar la flota de transporte masivo, con distanciamiento social.

18) Transporte laboral, no de recreo.

19) Cero transporte informal, en las arterias principales.

18) Dispensadores de gel en todos los cajeros automáticos, extensivo
al resto de actividades posibles.

19) Aceptar lo que no podemos cambiar, seguir adelante o nos mata el virus, o nos mata la economía.

20) La sumatoria CV19 + informalidad + hambre + cierre de la economía formal e informal, la resultante será de mayor muerte y destrucción total del sistema, con ebullición social de proporciones épicas.

21) Resolución de conflictos sociales, empezando con una lucha imposible de controlar, nuestra realidad informal, donde las soluciones son de largo plazo.

22) Reapertura inmediata de los oficios religiosos, con protocolos de aforo, distanciamiento social e higiene responsable.

 

Una hora más de recreo, un toque de queda, que no evita contagio alguno.

Una vez más el presidente Vizcarra miente, erradicar, eliminar, vencer son falacias en la lucha contra un virus invisible, empezamos adoptando el modelo Chino, uno draconiano posible gracias a que China es una dictadura, donde si no actas  las disposiciones te matan, o te desaparecen. Hoy nos hemos constituido en un espejo como si fuésemos una ciudad China, una que no cuenta ni con los elementos básicos para que tales medidas abusivas, totalitarias tengan un éxito relativo, porque China al igual que el mundo entero sufrirá una segunda ola, una tercera, para poco a poco irse contagiando y lograr la tan ansiada inmunidad rebaño.

Hoy me dirijo a quienes han perdido amigos, hermanos, padres, sobrinos este virus no discrimina entre clases sociales, ha venido para quedarse y mientras no se encuentra una vacuna efectiva estamos luchando contra un enemigo invisible, que acaso se le puede contener pero jamás vencer. Incluso los países con mejores resultados tendrán que vivir aislados del mundo, para mantener la seguridad de sus ciudadanos, la globalización de un mundo interconectado se ha quebrado.

Vizcarra nos da una hora más de recreo, ahora se podrá salir de 4 am a 9 pm, para luego entrar en un toque de queda, uno diseñado para tiempos de guerra donde el enemigo es visible y no uno invisible, el cual está siendo combatido en forma tardía y errada, me pregunto ¿El Toque de queda impide la propagación del virus? ¿No han sido las pésimas medidas fuentes de mayor contagio? ¿El virus no se propaga en esos horarios? ¿La gente pobre no sale a trabajar? ¿La informalidad ha dejado de existir?  Lo cierto es que los mercados de abasto, los distritos más populosos son fuentes de mayor contagio, gente acostumbrada a lidiar con una pobreza de muerte, una que no le tiene temor alguno ni a contagiar o contagiarse, donde su día a día convive con la muerte.

La ampliación del estado de emergencia y cuarentena será hasta el 30 de junio próximo, según anunció el presidente Vizcarra. (Foto: GEC)

Empezamos como el país estrella de la región, con medidas durísimas que han descuartizado el integro de nuestra economía, fuimos a una guerra con un fusil sin balas, lo es una cuarentena sin testeos moleculares masivos, con un equipo de sabuesos que den seguimiento la ubicación de cadenas de contagio, y realizar el círculo epidemiológico inteligente.

Escucho con asombro que a la fecha tenemos ubicados con precisión los lugares de contagio, como resultante de lo expuesto se extiende un toque de queda, uno que no sirve para nada; solo conculca libertades medida que no está diseñada para los lograr resultado eficiente alguno.

La gente está en las calles ganándose el pan de cada día, cambiar la conducta de un pueblo que ha crecido en el desorden que ha hecho del caos un modelo de vida, en mi opinión Vizcarra acumula mayor poder, da medidas que atentan contra la libertad de los peruanos; mintiendo en cada una de sus presentaciones, afirmando vamos a vencer al virus, siempre y cuando el pueblo sea obediente; este cangrejo es tan conchudo que culpabiliza a la pobreza, ignorancia y falta de educación de un pueblo, engañado, maniatado, manipulado, mezquinamente.

Concluyo dotemos de camas UCI con respiradores, los medicamentos son necesarios, que se de una ley que permita la importación de medicamentos genéricos y de marca, así se rompen monopolios y que sea la libre competencia la que fije precios asequibles en todos los medicamentos sin excepción alguna. El transporte masivo debe quedar restringido, el virus se mueve con la gente raudamente.

Se ha escogido continuar con medidas brutalmente atentatorias; contra la salud mental de la gente, el toque de queda no soluciona nada, no controla ni impide que la gente se contagie o se infecte; la actual estrategia es un modelo autoritario con un dictador de manos del  CV 19; donde las medidas adoptadas solo demuestran el fracaso de una estrategia fallida.

Sobre acciones o alternativas de solución he escrito con anterioridad, donde la solución perfecta no existe, el Perú no podrá estar confinado con fusil en mano por tiempo indefinido. La gente saldrá a comerciar, los ambulantes se elevarán exponencialmente, millones de peruanos pasaran a pobreza extrema, cada día que pasamos jugando a las escondidas de forma tardía en esta lucha, solo destrozará cualquier opción que el Perú vuelva a ser viable.

Como lo dije desde en un inicio, o nos mata el virus o nos mata la economía, si juntamos ambas variables destructivas en una sola, es la fórmula perfecta de destrucción y muerte, un virus que destruye la riqueza generando mayor pobreza.

Vizcarra no es culpable del CV19, lo es de sus mentiras, un Presidente que de estadista tiene lo que un payazo de circo; el 30 de junio el número de contagiados seguirá en incremento, por una sencilla razón, las armas que hoy están por llegar o adquirir, serán cien por ciento insuficientes.

En corea del Sur los primeros 30 pacientes fueron ubicados raudamente, confinados y con ellos a gente del entorno, logrando casi el cerco perfecto; el paciente 31 cuando fue ubicado había contagiado a 5,000 personas. Hagan lo que hagan a la fecha  la cadena de contagios es indetenible; donde el quitar el toque de queda no implica el fin de la pandemia. Nuestras usos y costumbres han cambiado drásticamente, el cuidado responsable y protocolos de seguridad personal serán una nueva forma de vida de aquí hacia delante, hasta lograr la inmunidad rebaño, sea por contagio global, o por haber logrado una vacuna que así lo permita.

Una hora más de recreo conculcando libertades, usando el toque de queda para controlar la delincuencia, ello no se practica en una democracia, solo denota incapacidad de autoridades que no saben a dónde van ni de dónde vienen; pero saben sacar partido político de este virus Chino, uno que ha jodido a la humanidad, saquen sus conclusiones.

 

 

Cuarentenas focalizadas, sin conculcar libertades.

Cuarentenas regionales y distritales focalizadas, con restricción al transporte masivo; es la lógica del Ejecutivo para lograr poner a raya la cantidad de infectados, que día a día la curva se muestra exponencial. Minimizar pérdidas de vidas humanas, con la finalidad de dotar a los centros de salud, de los implementos necesarios para una batalla de contención, de una guerra imposible de ganar.

Todo se puede realizar en libertad, sin conculcar derecho alguno. La realidad es que el gobierno nos ha dado una hora más de recreo, el toque de queda será de 4 am a 9 pm hasta el 30 de junio ¿acaso el virus no se transmitirá masivamente en dichos horarios? con una economía informal, donde el hambre y la pobreza son más fuertes que el miedo a la muerte por Cv19.

O se logra un 70% de contagiados en el orbe, la denominada inmunidad rebaño, o tendría que existir una vacuna que pudiese alcanzar al 70% de la población mundial, para alcanzar dicha inmunidad.

El Ministro del Interior Gastón Rodríguez, habla de un mapeo de las zonas de alta delincuencia; la razón por la cual se adopte cualquier medida, debe estar enmarcada en la emergencia sanitaria; usar como argumento las zonas de alta peligrosidad delictiva, planteando la continuidad del toque de queda; medidas que mal argumentadas ocasionarán un verdadero pandemonio.

En mi humilde opinión van a lograr la inversa proporcional, van a  generar mayores contagios, logrando burbujas exentas del virus, que luego serán arrasadas por la pobreza el hambre, junto con el CV 19. Estamos ante una situación que nos sobrepasa, una que nos pasará por encima, despellejando aún más una economía descuartizada; no se puede usar el argumento de la delincuencia, para extender el toque de queda, es inapropiado, denota ineptitud, incapacidad, impotencia y un uso desmedido del poder.

Al Covid 19 no se le gana con medidas punitivas, tampoco se tendrá chance alguna de minimizar el reguero de cadáveres que se nos viene encima. Lo que observo es un Ejecutivo asustado, toda su estrategia ha sido y continuará siendo un reverendo fracaso.

Cuidado con avivar odios, castigando a los que menos tienen por su pobreza, ignorancia y falta de educación; ello generará un verdadero polvorín; uno más a la larga lista de conflictos sociales no resueltos, donde al final del camino el virus no se irá a ningún lado, en un mundo que se olvidó de Dios.

Cualquier plan esbozado por los más prestigiosos médicos de nuestra patria; apuntaron desde un inicio a realizar un cerco epidemiológico inteligente, la realidad es que no se ha hecho nada bien; entre el Ejecutivo, Colegio Medico  luchando ante una realidad que nos sobrepasa; el ejecutivo por su incapacidad y la ciencia que no le doblará la mano a la madre naturaleza.

La forma perversa como viene siendo usando el Covid 19, preocupa profundamente. No se cuenta con las pruebas moleculares suficientes, para lograr a estas alturas un cerco epidemiológico audaz y efectivo. Todo es un mar de improvisaciones, la cultura chicha no es solo del pueblo, también lo es de los  profesionales, y la dizque gente culta de nuestro Perú.

El ADN del Perú es el desorden, hoy se pretende seguir usando la vía autoritaria, una atentatoria, donde al final del camino, estaremos celebrando velorio tras velorio de políticas fallidas, de más de lo mismo. La verdad es que han perdido la cabeza, en una suerte de buscar soluciones; dejando de lado la sabiduría, y el sano criterio que ésta nos da.

Militares y policías han salido a las calles para resguardar a la población en el estado de emergencia. (GEC)

Coincido en las cuarentenas focalizadas sin toque de queda, con restricción del tránsito masivo, donde solo ganaremos tiempo. Papá gobierno está castigando a los malcriados, confrontando a peruanos con peruanos, una mezcla que es dinamita pura, acompañada de otras tantas minas sembradas en el camino.

Esta pandemia  ha puesto de manifiesto nuestras múltiples carencias. Imagínense si a renglón seguido, tuviéramos un terremoto de grado 8 a 8.5 en la escala de Ricther, con epicentro en Lima; ello evidenciaría aun más nuestras miserias, dolor y muerte es lo que nos espera, por la insensatez de nuestras autoridades.

Concluyo todo lo que sea apoyar a nuestros galenos y personal médico, dotando de la mayor cantidad de camas UCI con respiradores, con el objetivo de poder salvar a todos los peruanos posibles, ante un virus que vino para quedarse; uno que es diez veces más contagioso que la gripe, todo ello cuenta con mi incondicional apoyo, donde la vida y la libertad son sagradas.

El Perú se encuentra contra la pared, el Covid muestra el alma de un pueblo corrompido, otro olvidado, donde la moral es verbo del olvido; con este maldito virus Chino, donde todos tenemos una cita con nuestro destino, me despido.

 

 

Dejen de hacer política con el Covid 19, restitución inmediata de nuestras libertades.

Hoy me toca discrepar con el Colegio Médico al pedir se extienda el confinamiento por un mes más, no porque sus concejos sean errados, carecemos de testeos moleculares masivos, así como con un equipo de seguimiento especializado que permita lograr el cerco epidemiológico inteligente. El modelo ha fracasado no por culpa de los galenos; es uno que  seguirá siendo un desastre, donde los contagios se disparan en forma exponencial, una cuarentena sin pruebas moleculares masivas, es como ir a una guerra con un fusil sin balas.

Las pruebas rápidas dan falsos positivos y falsos negativos; la ausencia de pruebas moleculares es la raíz del fracaso, persistir en más de lo mismo no tiene sentido.

Si se piensa que por ampliar el confinamiento forzoso, la resultante será salvar más vidas, nada más lejos de la realidad; hay mucha gente muriendo por múltiples enfermedades, reseño la primera causa de mortalidad, todas las enfermedades relacionadas al corazón, neumonías que no son por Covid 19, infecciones varias, otras diarreicas, dengue, la lista es extensa.

A la fecha nada de ello se está tratando, el Perú ha quedado limitado a la atención preferencial del Covid 19, señor Vizcarra, señores médicos, la gente muere por múltiples causas, ambos lados deben de dejar de politizar el Covid 19, donde ahora entrará a tallar el Congreso, ante la pésima gestión del Ejecutivo para buscar réditos políticos.

Se debe dotar a todos nuestros médicos y centros hospitalarios de todos los implementos de seguridad correspondientes, lo necesario para estar en el campo de batalla, sin que un galeno más tenga que perder la vida.  No se que se espera para realizar compras concatenadas de pruebas moleculares, el salir negativo no quiere decir que uno esté libre de contagio, la adquisición de respiradores es esencial en esta lucha, se que están llegando respiradores de los EEUU, resumiendo dotar de la mayor cantidad de camas UCI posibles, sin confinar a la población ello tiene que terminar.

Las medicinas que son usadas como tratamiento, tienen que estar al alcance de toda la gente, para ello solo basta abrir la importación de medicamentos genéricos; donde el lobby de ciertos laboratorios hacen que sea tremendo negocio, aumentando la especulación y el alza de los mismos. El 88% de las farmacias que los quieren comprar,  no son atendidos, y si los consiguen pagan un sobre precio, que es traslado groseramente a quienes necesitan adquirirlos.

El problema de los fármacos en el Perú se soluciona en un dos por tres, libre importación de medicamentos genéricos de calidad y de marca; no puede ser que los mismos sean más económicos en España. Estos monopolios, oligopolios deben ser quebrados por el libre mercado, con un modelo de libre competencia real y efectivo.

A la fecha es preferible que los peruanos aprendan a cuidarse solos. La libertad y la vida ambos son dones preciados, escojo morir en libertad si así lo depara el destino; es tiempo que esta cuarentena draconiana finalice de una buena vez. Se podría hacer confinamientos distritales con implementación de protocolos, sin embargo la realidad nos sobrepasa, cualquier medida de carácter autoritario está condenada al fracaso, solo han logrado causar mayores aglomeraciones, extendiendo los niveles de contagio.

Cuando se abra la cuarentena, la gente tiene que entender que nuestras costumbres, habrán cambiado radicalmente y por tiempo indefinido, lo que de ninguna forma es patente de corso, para que un ejecutivo incapaz siga haciendo populismo con el Covid 19; mientras nuestra economía se va más allá de los quintos infiernos, con la resultante de hacer del Perú un país inviable, el reto es sacar adelante a nuestra Patria, destruir al Perú es una tarea sencilla una que se ha puesto en práctica con labores ministeriales de extenso trabajo, cuyo objetivo no es gobernar cuesta arriba sino hacerlo cuesta abajo, es la forma más sencilla de esconder la total incompetencia de nuestras autoridades.

Hacia allá nos dirigimos, la destrucción será total, extendida y explosiva; el Plan Reactiva Perú será devorado por unos cuantos afortunados, muchos al final del día no pagaran las cuentas, donde el Perú quedara endeudado y  seriamente comprometido el largo plazo, donde el corto y el mediano ya se lo han cargado. Dineros que de no ser gestionados eficazmente, dejaran al Perú en la bancarrota en tan solo tres años.

No es posible que las grandes y medianas empresas, estén prohibidas de comprar pruebas moleculares, implementar sus propios laboratorios con personal calificado; extensivo a todas las regiones del Perú, con la finalidad de realizar testeos masivos de orden productivo, que den sostén al aparato productivo de aquí hacia adelante; la complementación de protocolos con el sector privado, sería la garantía de aplanar la curva de contagios en forma real y responsable; no hay mayor interesado que el propio aparato productivo en darse así mismo continuidad y seguridad. A la fecha están impedidos por ley, donde el derrotero de nuestras autoridades es la destrucción del sistema, es lo único que saben hacer.

El Perú era ya un despelote antes del Cv 19; nadie con dos dedos de frente ha tenido el conocimiento y la sabiduría, para dar solución a conflictos sociales de larga data; grandes proyectos mineros se quedaran en el tintero; los inversionistas correrán espetados, si se les obliga a pagar impuestos llamados de solidaridad; con un presidente cuyos dotes de estadista son nulos, es un payaso populachero que se mueve al son de un grupo de poder, uno que hace uso y abuso de la ignorancia de la gente.

 

Martín Vizcarra (Foto: Correo)

Si hubiese una oportunidad de que esta estrategia fallida funcionase, la secundaría; el Covid 19 no es la única enfermedad por la que muere la gente. Me dirijo también al Decano del Colegio Médico; le digo claro y fuerte, dejen de hacer política con este maldito virus; insistir con un plan que ha sido y será un fracaso total es de necios.

Insisto la destrucción de la economía cobrará más vidas, el Covid 19 ha secuestrado la democracia, convertida en  dictadura en manos de incompetentes. El reto está en sacar al Perú adelante con Covid 19 incluido; lo más sencillo es continuar paralizando el país a diestra y siniestra, donde Vizcarra se ha proclamado protector de los peruanos.

¿Vamos a estar paralizados para siempre? ¿Hasta cuando se podrá tener a los niños confinados en sus casas? ¿Cómo podrán los niños y adolescentes aprobar el año escolar?  la educación virtual en nuestro Perú, está años luz de los países desarrollados, naciones donde poco a poco, los infantes y jóvenes regresan a las escuelas, como en Alemania, Dinamarca, Bélgica, en Suecia nunca dejaron de asistir, en China poco a poco se busca la normalidad, USA avanza en el mismo sentido.

El plan implementado por este gobierno, ha fracasado en todos sus extremos, podemos acaso afirmar que hay menos fallecidos, porque vivimos escondidos de un virus, uno que nos espera al doblar la esquina; solo queda cuidarse de forma responsable, continuar con más de lo mismo es autocracia, o lo que es más grave, una verdadera dictadura disfrazada; donde día a día se busca de acumular más poder a costa del Cv 19. El Ejecutivo tiene que empezar a rendir cuentas al Legislativo, no estamos en una monarquía, el Gabinete Zeballos debe recibir el voto de confianza, el cual debe ser renovado de los pies a la cabeza para fiestas patrias, ello señores se llama Democracia.

Nuestros niños son los menos vulnerables, debemos entender que la vida continua y cuanto antes lo asimilemos, veremos a lo lejos una luz al final del túnel, ¿a qué le temen? ¿a la muerte? no se dan cuenta que de una u otra forma, todos tenemos una cita con el Covid 19. El Perú es más grande de lo que acontece, y no podemos seguir jugando a las escondidas con el Covid 19; encima haciendo política populista, culpando al necesitado por salir de su casa, a ganarse el sustento diario ¡que buena concha acústica!

Concluyo, ampliar el fracaso no tiene sentido, carece de todo sustento; es una estrategia fallida, una que  destroza cualquier posibilidad de mitigar el desastre de nuestra economía; pareciera que gobernar con el Covid 19 es la excusa perfecta para destruir al país. Hay mucho por hacer más todo apunta a la destrucción del sistema; donde el comunismo hará uso de esta desgracia, para buscar de renacer con ideas fracasadas, en busca de reinstalarse de la mano de los caviares, una raza que vive como ricos, a costa del hambre y la ignorancia de nuestra gente, una realidad latente y extremadamente peligrosa.

La inexistencia de un estadista, que sepa conducir el barco en medio de la tormenta, asumiendo pasivos en los momentos más aciagos; con la visión de hacer uso de la desgracia en forma inteligente de cara al futuro; una corrupción que ha hecho metástasis, hace imposible tallar en madera podrida. El Perú está en caída libre, en barrena sin el menor atisbo de moral, todos son buitres al asecho, que solo buscan el poder para medrar a costa de nuestra desgracia, saquen ustedes sus propias conclusiones.

Salvar vidas destruyendo la economía, solo traerá mayor muerte y destrucción.

A  la fecha se ha escogido salvar vidas sacrificando la economía, lo cierto es que dicho sacrificio traerá consigo un mayor número de víctimas, los que mueren en los sonidos del silencio, la pandemia del hambre una olvidada, no contabilizada en el orbe. Se ha reaccionado con la premisa de aferrarse a la vida, es la forma en cómo se ha escogido hacer frente al Covid 19; solo traerá mayor muerte en términos de vidas, la destrucción de la economía mundial, en detrimento del mundo y lo más pobres, lleva un sello de muerte.

Con la fiebre española entre los años 1918 a 1920 la sombra de muerte se calcula fue de 50 millones de muertes, otros señalan que dicha cifra llegó a los 100 millones de personas. Al mundo no se le ocurrió parar los motores de la economía mundial. EEUU en 1918 llegó a un pico de muertes de 675,000 personas, sin embargo el  Real GDP ( Real Gross Domestic Product) creció un 9%.

A la fecha la economía de USA ha sido aplanada, las cifras de más de 40 millones de desempleados en solo seis semanas, la velocidad de destrucción ha sacado de contexto cualquier procedimiento que permita mantener la economía a flote. Un mundo que ha decidido esconderse, donde se ha imitado al gigante Asiático China, responsable de tremenda pesadilla; garantiza la ralentización de la economía, donde las medidas para sacar a una economía de aguas turbulentas, se ha convertido en una operación de salvataje, una que destruye todo a su paso, la cual dejará una verdadera estela de quiebras, a pesar de los múltiples salvavidas lanzados de forma tradicional.

China consumidor del 50% del cobre del mundo, será quien primero salga de esta pesadilla, una que no termina; el efecto dominó con rebote garantiza un enfriamiento de la economía global, cuya recuperación tardará años en restituirse; donde las cadenas productivas se van a reacomodar en previsión a una menor dependencia del Dragón Chino. Sea cual fuese los orígenes de este pandemonio, lo cierto es que el miedo, pánico, histeria, conducida y retroalimentada por los medios de comunicación, han convertido este escenario en una crisis monumental.

La famosa recuperación en V, como lo he señalado anteriormente está muy lejos de suceder, sin embargo los mercados de renta variable, juegan un baja y sube de proporciones; cientos de miles de millones de dólares se han licuado, extensivo al resto de Bolsas de Valores del mundo. Hoy se privilegia la economía virtual a la real, el mundo se sustenta en una vulgar emisión de dinero; una que busca fluir en el sistema, con el objetivo de evitar que la cadenas productivas, otras de pago entren en caída o default.

Las características de esta crisis una no antes vista, hemos tenido pandemias con mayor número de muertes, sin destruir el  sistema económico. En mi opinión existe  una intencionalidad perversa, una que va más allá de nuestra imaginación; al mundo no le sale a cuenta parar en nombre de la vida, cuando la paralización ocasionará a la postre, mayor muerte y destrucción a su paso.

El orden mundial cambió, enfrentaremos cambios atados al espanto, pavor, temor , hemos hecho del Covid 19 una ecuación de muerte; una completamente desproporcionada, donde intereses soterrados siguen generando caos, pánico, confusión, intolerancia, frustración, confinamientos forzados.

El concepto de la libertad ha sido violado por la dictadura China, con un capitalismo distorsionado todos juegan a sacarle la vuelta al sistema. El miedo magnificado por los medios de comunicación, forman parte de una resultante, el terror a morir por Covid 19, devastará a los grandes colosos desarrollados, ni que decir de las economías emergentes; hoy condenadas a la quiebra.

Los juegos políticos buscarán sacar provecho, para hacerse del poder de turno en las frágiles democracias; lo peor que le ha podido suceder al mundo, es convertirse en esclavos y víctimas de sus miedos, que elevados exponencialmente, garantizan una catástrofe nunca antes vista.

El único animal racional capaz de auto destruirse es el ser humano, la destrucción del sistema será varias veces mayor que el Covid 19, saquen sus conclusiones.

El Perú ha perdido su libertad, dictadura con Vizcarra y el Covid 19 al frente.

Otorgarle poder absoluto a Vizcarra, para que a nombre de una batalla fallida contra el Covid 19, es una en extremo peligrosa para una frágil democracia, donde la acumulación de poder convierte a este personaje, en un verdadero y real dictador.

Un hombre al cual nadie culpa por el Covid 19, sin embargo el su culpa a todos los peruanos por la propagación del virus. El Covid 19 se extiende como el fuego arrasador sobre la pradera; el Covid 19 a la fecha es imbatible, las políticas draconianas no van a detener su avance. Cuando se tuvo la oportunidad de hacer una labor de contención, con un cerco epidemiológico inteligente hoy es tardío e impracticable en nuestra realidad.

Las medidas de seguridad deben ceñirse, al aseo personal y distanciamiento social, donde más tarde que nunca la mayoría de habitantes del orbe y de nuestro Perú nos habremos contagiado, luchar contra una realidad que nos sobre pasa, es de necios.

Entre la ciencia médica que debió ser escuchada en su momento, donde quienes mueren en la línea de combate por carencia total de implementos de seguridad, el Perú vive una suerte de paranoia una que donde se exacerba el miedo; no podemos escondernos de un virus que no tiene rostro, en una  pueblo informal, pobre, carente de educación; culparlo no es justo, sus hábitos y costumbres eran harto conocidas.

Leo con estupor la medida que obliga al uso de guantes para la compra en los mercados o ingreso a realizar operaciones a recintos bancarios; lo cierto que si a la fecha se reúsan las mascarillas incluso por semanas, los guantes serán reusados y  no serán lavados para su correcto uso; la lógica elemental me lleva a afirmar, que la única medida acertada, es el lavado de manos en forma constante

El uso  de guantes es un verdadero suicidio, donde si lo que se quiere es prevenir, su resultante será la inversa proporcional, espero el gobierno corrija semejante disparate, uno que será mayor fuente de contagio, nadie va a lavar los guantes, será como estar con una cepa del virus encima, que carencia de sensatez.

adulto, bacterias, biología

 

Observo que el Perú ha sido tomado por asalto, la acumulación de mayor poder es evidente, en un Perú débil, frágil, indefenso, es música para el ejercicio de una autocracia. La democracia está en juego, el uso de la pandemia deviene en un juego corrupto, de manos de una cúpula que no ata ni desata, solo siguen una partitura la destrucción del sistema. El ejecutivo viene sembrando explosivos que devendrán en una explosión social épica, cuidado que  ante la quiebra del sistema, terminemos de la noche a la mañana en un modelo estatista o comprados por China; donde los fines son infames y las consecuencias serán atroces, cadáveres van a sobrar en las calles, el Covid 19 no es la única enfermedad que mata.

El gobierno no puede conculcar el derecho a trabajar a personas mayores de 60 años, dicha norma es inconstitucional, atenta contra la libertad del pueblo peruano; Vizcarra se ha convertido en un dios omnipotente, uno que solo culpa a su pueblo, en cada una de sus presentaciones.

No tiene derecho a hacer lo que está haciendo, con un Congreso que más se asemeja a un prostíbulo, estamos notificados el Covid 19 no solo traerá la muerte inevitable; es la garantía de tener a un todopoderoso en el Ejecutivo. No hay mal que dure cien años, ni pueblo que lo resista, el daño a la economía del Perú será de tal magnitud, que estaremos a un paso del comunismo. Se van a festinar todos los recursos del estado, ello y mucho más; donde nuestro presidente le ha regalado a Odebrecht el trasero de todos los peruanos, con un pueblo que sufre de amnesia por su ignorancia.

Girar la chequera es sencillo, se roba a raudales, se cometen las más atroces tropelías , ignoro ¿cómo y cuándo?  nos convertimos en un país, donde la democracia no existe, su derrotero es nombrar a su sucesor al 2021, o tal vez extender su período hasta el 2022.

Los medios de comunicación que lo acompañan, solo son cajas de resonancia, esta pandemia arrasará con todo, salvo con la corrupción, esa última está más viva que nunca, en las entrañas de nuestra Nación, el Perú ha perdido el don más preciado su libertad, saquen ustedes sus propias conclusiones.