El Perú es gobernado por una corrupción, que ha hecho metástasis.

El Perú viene siendo gobernado por gangnsters; nadie es contrario a la lucha contra la corrupción, otro asunto es que al Perú entero lo agarren de tarados. La crisis ministerial cuyo efecto en dominó la provocó el ex Procurador Ramírez; su efecto fue un verdadero tsunami uno en cascada. Otro escándalo más de la organización criminal liderada por Odebrecht, quienes desde hace años dirigen la partitura, del mayor robo de la historia al pueblo peruano.

La nueva Ministra de Energía y Minas  Susana Vilca, ex funcionaria durante el gobierno de Humala, la cual renunció en el 2012 por haber sido propietaria de concesiones mineras no declaradas; es un claro aviso de quien se convertiría en el enlace perfecto para favorecer a Odebrecht.

Se esgrime que se trata de un refresco de rostros, una inyección de nueva sangre en los ministerios, lo cierto es que todo este terremoto lo ha ocasionado Odebrecht; donde el presidente Vizcarra sale hipócritamente a decir, que lidera la lucha contra la corrupción, junto a fiscales no aptos. Somos testigos de la caída de una porción de la mafia, a manos del poder turno, uno que encarna las múltiples caras de semejante hampa, camorra enquistada en el poder de turno.

Vivimos tiempos donde la corrupción es la regla, y la excepción es el robo; la corrupción es transversal de la cabeza a los pies, toca cada uno de estamentos de todos los poderes del estado; así como unos empresarios delincuentes.

G&M llega a un acuerdo extra judicial en los EEUU, por la suma de 20 millones de dólares, a favor de accionistas en el extranjero, sin embargo a los nacionales y al estado peruano no se le repone un centavo. Por el contrario todo se ha realizado y construido para que se paguen propinas. Mientras que sus accionistas se ríen a carcajadas con el cuento de la colaboración eficaz, tanto natural como jurídica.

No hay juicios orales que permitan dictar sentencias; lo que nos deja con las prisiones preventivas, en algunos casos justificadas, en otros un claro abuso contra el adversario político. No entiendo cómo Vizcarra puede tener 63% de aceptación; en momentos donde su gobierno se encuentra cuestionado, donde Odebrecht hace lo que le viene en gana.

Los peruanos tienen vocación de masoquistas, – más nos roban más aplauden – el manejo escandaloso de cómo se han conducido los multimillonarios robos; lindan con la vejación más profunda a la ignorancia de un pueblo; es el culmen de la degeneración del sistema, por el sistema y con el sistema.

Vizcarra vuelve a afirmar que la economía este 2020 será mejor que el 2019, ahí el tiempo le dará tremenda bofetada. La cancelación de embarques de pesca, productos agrícolas con destino a puertos chinos; harán mella en un sector que aunque pequeño es generador de mano de obra.

La contracción de la economía China se hará sentir, en las materias primas mineras, esperemos se trate de un bache en la economía mundial; uno que descuadra cualquier proyección del PBI al 2020. Las próximas dos semanas serán trascendentales para calcular el impacto en la economía mundial.

Vizcarra cual narrador del cuento de la lechera, nos vende fábula tras fábula, hasta que el porongo se caiga el despertar a una realidad que sera altamente explosiva y peligrosa.

Saquen ustedes sus propias conclusiones, a rezar porque lo que se nos viene, será de correr.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s