Pitufeo a la Moqueguana, nada nuevo de Brasil, Keiko a la guillotina.

Vizcarra pasa como el paladín contra la corrupción, cuando en realidad hemos sido testigos del mayor pitufeo de dinero a la Moqueguana, con el hospital de Moquegua, 133 depósitos de 310,000 dólares, realizados en un solo día ¡de campeonato! saquen sus conclusiones.

Encima les han extendido la concesión por diez años más, por la pista del Aeropuerto Jorge Chávez, el ingreso anual promedio son 400 millones de $, les han dado una yapa de 4,000 millones de dólares, todo gestionado por el actual Ministro de Transportes Edmer Trujillo, pista donde no se ha movido una piedra y estaría finalizada al 2024 (afirma Víctor Andrés García Belaunde).

Los miembros del Club de la Construcción siguen mamando del Estado, para muestra un botón, Cosapi  participa en la construcción, de la segunda pista del  Aeropuerto Jorge Chávez, ¿acaso no hay empresas nacionales y/o extranjeras que pudieran hacerlo? o tenemos que seguir contratando con la escoria.

La danza de los grandes proyectos continua, Línea Metro Dos, Talara, Chincheros, tremendos faenones, el peruano paga caro su ignorancia y una amoralidad que ha hecho metástasis; los justos acaso se pueden contar, el resto es decadencia total.

Dichas empresas pueden ser absorbidas por otros gigantes, nadie tiene porque perder su puesto de trabajo, no es necesario paralizarlas, solo intervenirlas y administrarlas judicialmente; se debió empezar en ese orden, no es tarde para hacer los cambios necesarios, que den cimiento al retorno de la decencia.

Al Perú nadie le devuelve lo sobrevalorado, que manera de haber usado la ley, para refinanciar a tremenda organización criminal. Se usa la diversión, el ajusticiamiento mediático sin razonamiento alguno, hay que meter a Keiko Fujimori a la prisión.

No es mi intención defender a quien no fue gobierno, no firmó un solo contrato, su Waterloo fue no declarar los aportes de campaña, cuya práctica era y es extensiva, a la totalidad de partidos políticos en el Perú, sentencio no soy devoto de los Fujimori, pero tampoco soy amigo de mandar a los enemigos políticos a la hoguera.

A la fecha el equipo Lava Jato no trae nada nuevo de Brasil, lo que resulta inverosímil es que la contribución de Odebrecht son migajas, literalmente el Perú ha dado el trasero a cambio de nada, con el cuento que la reparación civil se va ir recalculando, de proyecto en proyecto, tremenda mecida al pueblo del Perú.

Que tal cuajo el que se maneja el Procurador Ramírez, un acuerdo que el Perú entero desconoce; los fans indiscutibles de todo este entuerto, está conformada por cierta prensa, que ha hecho una campaña descomunal, favoreciendo a tremenda organización criminal. Otros como IDL con Gorriti al frente, ONG con tremendo poder, han fungido de persecutores del crimen, habrían llevado la batuta de tremenda orquesta, en una errada o mal llamada lucha contra lo corrupción.

Que difícil se hace explicarle a un pueblo, que los aportes de campaña no son delitos, que pueden dar asco, que lindaban contra la moral, pero delitos ni en Chincha familia, tratar de hacer entender a un pueblo que lo que debiese mirar, son las coimas para otorgar obras a diestra y siniestra, de gobierno en gobierno, con mayúsculas sobrevaloraciones, es allí donde se han robado el futuro de generaciones enteras.

El peruano es irracional, nos han levantado en peso con más de 20,000 millones de dólares; los principales responsables o están libres o son colaboradores eficaces. Desde el inicio de está frustración pregunto: ¿cómo se debió enfrentar todo este andamiaje de corrupción? se optó por la búsqueda de quienes coimearon, sin embargo el circo mediático montado a la fecha, versa sobre aportes de campaña; no me cansaré de repetir nos han violado, vejado, lo siguen haciendo y la justicia va en sentido contrario, favoreciendo a los delincuentes, mayúscula estafa.

Se ha hecho uso y abuso de nuestro sistema legal, uno que ha permitido que Odebrecht haga lo que le venga en gana, venden activos con contratos dolosos, como el de la represa de Chaglla a la empresa China Tres Gargantas, donde no solo se embolsan 1,400 millones de dólares, le trasladan un beneficio de un contrato mal habido, uno que cada uno de los peruanos, al final del camino tendrá que pagar.

La economía no tiene visos de mejorar, ese 2019 cerraremos con suerte 2 a 2.3% del PBI; las condiciones al 2020 con una inversión privada que representa el 80% va cayendo poco a poco. El proyecto minero estrella en cartelera es Quellaveco, luego quedan proyectos medianos o pequeños, como Corani, Inmaculada, Pachapaqui etc.

La pesca puede ser buena como no serlo, no se vislumbra nada excepcional en dicho sector; lo que es preocupante es nuestro sector agroexportador, uno que empieza a contraerse; según el BCR entre enero y octubre los envíos al exterior fueron 38,550 millones de dólares, consigna 5% menos que el mismo período del 2018, las exportaciones tradicionales tendrán un decrecimiento del  6.1%, si bien las no tradicionales crecerían 4,3%. ADEX reporta un decrecimiento, siete de los diez subsectores no tradicionales su tendencia será a la baja; todo este escenario con grandes proyectos mineros en el cajón, aunada a una larga lista de conflictividad social, nos pone más allá del abismo, se avizora un crecimiento similar al 2020, muy temprano para dar una cifra exacta.

Cifras que podrían variar, si factores endógenos como la guerra comercial entre EEUU y China, finalizará con un acuerdo que ponga fin a una guerra arancelaria; que este 15 de diciembre entraría en vigor, una nueva tasa de aranceles de 160,000 mil millones de dólares a productos chinos. Trump a mi parecer tiene un sólido norte, no creo varíe su posición un ápice; por lo que de darse esta alza, volvería golpear a nuestras materias primas, como el Cu (el cual ha subido un 6 5% a 2.79 $ la libra) Zn, Pb, los metales preciosos como el Au  y la Ag se verán beneficiados, se proyecta que el oro llegaría a los 1,600$ la onza a fines del 2020.

Nuestra economía de por si ralentizada, iría camino a recesión al 2021 hacia delante, año en el cual la tasa de crecimiento podría llegar a cero o tasa negativa; cualquier cosecha como Quellaveco llegará tardía, será a todas luces insuficiente.

En todo este escenario, la prensa nos vende películas de vaqueros, a manos de comunicadores irresponsables que sirven a sus patrones. El Perú se desangra, lo más rentable es mediatizar los problemas reales de nuestra patria; donde si pudieran guillotinar la cabeza de quien se ponga en frente, con una campaña sustentada en un pueblo que piensa con los pies, y odia sin razonar.

Finalizo sentenciando, el 2020 será de llanto, y el 2021 el escenario perfecto para una verdadera convulsión social,  corren las apuestas.

Saques ustedes mis queridos lectores, sus propias conclusiones, hasta la próxima.

Un comentario sobre "Pitufeo a la Moqueguana, nada nuevo de Brasil, Keiko a la guillotina."

  1. Excelente cometario sobre lo que está pasando en el Perú, este gobierno nos esta llevando al avismo, a volver a los años 70 – 80, donde sufrianos con la inflacion y la subida de precio, se gobierna con el populismo mediatico fomentado por la prensa mermelera, sin ningún critica a la actual gestion del presidente Viscarra, que lo haga reacionar ante la problematica que estamos viviendo, las consecuencias la vamos a pagar todos los peruanos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s