Villanueva culpable que se presume inocente, la maldición de Odebrecht.

En el Perú el imperio de la jurisprudencia se prostituye como la acompañante de turno, culpables que se presumen inocentes, este sería el caso de ex primer ministro Villanueva a quien el mandato de prisión preliminar ha vencido, ha sido puesto en libertad, el mismo se encuentra internado en una clínica local.

La fiscalía que lleva el caso, donde se buscó penetrar al equipo del caso Lava Jato, solo se ha limitado a pedir impedimento de salida y comparecencia restringida, a pesar de ser el propio Villanueva quien buscaba  entorpecer las investigaciones, en el caso Lava Jato para beneficio propio.

La Fiscalía del caso Lava Jato, donde sobreabundan las coimas que habría recibido por parte de Odebrecht, con la atingencia de haber propiciado la vacancia de PPK, él fue su impulsor, bancada por bancada, voto a voto, en éste tránsito de traiciones rodeados de un manto delincuencial.

Villanueva juró ante cámaras de televisión, que no sería primer ministro, sin embargo su compinche Vizcarra lo nombra como tal, ambos compadres de desagües regionales.

Vino  la acusación desde Brasil, había que presionar a Vizcarra por la entrega de los 524 millones de  Chaglla, nada es casualidad esto es causalidad pura, está organización criminal se echa a Villanueva, dándole un claro mensaje a nuestro actual presidente  ¿o el Perú se allana a los reclamos de Odebrecht?  con la consecuente entrega del trasero de todos los peruanos, a manos de fiscales que por enésima vez, parecieran trabajar a favor de Odebrecht.

A la fecha la fiscalía del caso Lava Jato presidida por el Fiscal Vela, anuncia el pedido de 18 meses de prisión preventiva – “por la adjudicación de la obra carretera San José de Sisa, cuando fue presidente regional de San Martín” – ¿por qué no 36 meses? Villanueva le conocería más de un trapo sucio a Vizcarra, compañero de lucha contra la corrupción, una que se asemeja a un circo mediático de nunca acabar.

El Ex Premier sabe que la prisión es el infierno, a él no le importó mandar a sus oponentes políticos a la cárcel, ¿podrá dormir tranquilo Vizcarra?  Nos encontramos en el fango de la corrupción, los culpables se presumen inocentes, se le brinda al pueblo una justicia confusa e incompleta, falsos mini juicios con prisiones preventivas, hay que saciar la sed de justicia.

Lo cierto es que necesitamos pasar a la etapa de acusaciones formales, con la finalidad de obtener sentencias en tiempos prudenciales, solo así los fiscales y jueces estarían cumpliendo con su trabajo, como debiese ser.

El sistema judicial permite encarcelar inocentes, es así como culpables presumidos de inocencia, usan el sistema para continuar en libertad. Un caso palpable ha sido el de Keiko Fujimori, donde se ha pretendido presionar al TC a revisar su fallo.

José Domingo Pérez ha llamado al magistrado constitucional Sardón a dar su testimonial en el caso Fujimori ¿Qué se pretende o se pretendía? presionar a un tribuno del TC, a pesar de ello el Tribunal Constitucional ha declarado improcedente el pedido de la procuraduría, a solicitud indirecta de ambos fiscales.

Los fiscales nos siguen vendiendo películas de vaqueros, en una suerte de capítulos de nunca acabar, lo cierto es que el Perú pierde miles de millones de dólares, el único y gran beneficiado es la maldición de Odebrecht, una que se ha cernido sobre él pueblo peruano, una que no tiene cuando acabar.

Odebrecht vende sus activos, su meta seguir contratando con el estado dentro de menos de tres años. Los peruanos viven absortos, no miran más allá de sus narices, mientras los grandes delincuentes, continúan robándole al Perú delante de nuestros ojos.

Susana Villarán se inmola logrando a la fecha, no ser procesada como organización criminal; gente de su entorno no están en calidad de investigados, el trato a quien ha admitido culpa, protege a sus allegados, donde la fiscalía los trata como el dulce rocío, sobre pétalos de rosas.

Acá hay mucha gente en perfil bajo, la corrupción es de tal magnitud, que las leyes pueden ser vulneradas, la constitución es violada, vejada, el populismo es el pan del día; la economía hace agua, las mafias de un lado o de la otra orilla, se salen con las suyas; el pueblo busca saciar su hambre de justicia, la fiesta debe continuar de ello se encarga la prensa, la maldición de Odebrecht nos está costando la madre.

Fiscales que han sido pontificados, hoy en calidad de mesías de intocables, de paladines de una justicia que linda con la amoralidad total, la hediondez que se vive es tal magnitud que toca a todos, las mafias se matan entre sí, la lucha de poderes es total, estamos ante la mitificación de una justicia, que embauca a la totalidad de nuestra patria.

Empresarios sin moral ¿cuándo la han tenido? Lo que es inadmisible es favorecer la informalidad, la ilegalidad y el  narcotráfico, todo ello raya con la locura extrema, a la postre son los grandes beneficiados. Observamos golpe a golpe, otras darán el zarpazo para terminar de posesionarse en el sistema, en un juego de ajedrez que pone a la Patria en peligro extremo, al Perú lo están destruyendo demencialmente.

Culpables que se presumen inocentes, Villarán en modo de inmolación, mientras Odebrecht se sigue levantando al país entero; Villanueva culpable que se presume inocente, junto a las Consorciadas y Club de la Construcción, la apoplejía mental en que ha caído el Perú es irracional, maniqueísmo execrable, el gran perdedor es el Perú entero.

Saquen ustedes mis queridos lectores, sus propias conclusiones, hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s