¿Comunicación o desinformación? ¿Encuestas o fraudes?

El Perú vive una suma de variables, que hace de su actual situación, una muy seria, la de un paciente en cuidados intensivos, que sobrevive gracias a su suerte.

Lo mismo ocurre con nuestra economía, una que viene soportando todos los embates, de una sucesión de gobiernos, ineficientes y corruptos. El olvido total de hacer de la conflictividad social, una oportunidad de cambio. En los últimos quince años nos acostumbramos, a vivir del efecto de un círculo virtuoso, que hoy no existe. La razón, no seguir sembrando sobre lo que estábamos cosechando.

Lastimosamente, Estado, Empresarios y Comunidades, no han trabajado soluciones integrales, que permitan lograr crecimiento con desarrollo. A la fecha el crecimiento de nuestra economía, está comprometido al cien por ciento, no existe mago, ni estrategia que permita seguir engañando al sistema.

Por lo que me atrevo a sentenciar, que el Perú crecerá este 2019 entre 2.5% a 3%, con mucha suerte.

Caminamos sobre arenas movedizas; los medios de comunicación siguen una partitura, cimentada en trabajar la psique del individuo, cuya estrategia consiste en anular el entendimiento individual, con la finalidad infame, de controlar la conciencia colectiva de la gente. En ese sentido la prensa, se convertiría en un verdadero instrumento de dominio mediático, uno que tiene la autoridad de controlar a un pueblo, que busca una justicia casi inexistente.

Para nadie es ajeno, el rol que juegan las diferentes encuestadoras, papel fundamental, a la hora de tomar decisiones. A estas alturas del partido, me pregunto ¿son creíbles las encuestas que leemos? Mi  percepción personal, me lleva a sentenciar, que existiría una manipulación grosera, de manos de las encuestadoras y de la prensa.

Creando líneas de opinión, hacia un lado u otro. Un verdadero espectáculo, que logra adormecer, la conciencia de la gente. Ello es posible, en una democracia frágil, maniatada por el fango de la corrupción generalizada.

Para quien suscribe, es poco creíble que el presidente Vizcarra tenga 42% de aprobación. Dicha cifra siendo generoso, llegaría a un  10 a 20%. En igual sentido, un 51% de peruanos piensa que la económica crece lentamente, ese resultado es otra falacia monumental.

El desempleo se ha disparado grotescamente, la pobreza se viene incrementando año a año, así podría desmenuzar uno a uno los resultados, de una realidad a todas luces preocupantes y de carácter explosivo.

En materia económica, se publican sendos titulares. Las inversiones, serían, pudieran, podrían, siempre en condicional, hablan de grandes cifras, percepción de crecimiento.

Me atrevo a afirmar, Tía María no va, espero errar. No cuenta con licencia social, proyecto que genera conflictividad, por el uso de recursos hídricos, con el Valle del Tambo en la zona baja, lo que hará muy difícil, se dé luz verde, a dicho proyecto.

Los niveles de gasto por región son nimios. Nadie con dos dedos de frente, perteneciente al sector público, quiere estampar su firma, en un sistema corrupto, para luego terminar condenado. Son los funcionarios de rango medio, los que acaban cautivos. A los peces gordos se les sube la presión, las arritmias cardiacas están a la orden del día, de juicios que pueden demorar 12 a 15 años, ello no es justicia, es una verdadera burla.

Cualquier estimado de reactivar nuestra economía, por el lado del gasto fracasara, aunado a un gobierno no apto. Nuestra economía, está en caída libre y sin paracaídas.

En lugar de haber embargado a Odebrecht, 4,000 millones de dólares, ejecutar la cláusula anti corrupción en el Contrato del Gasoducto, para quedarnos con el integro del proyecto, se ha escogido, vejar al Pueblo Peruano, sumiéndolo a la postre en una mayor pobreza, para favorecer a una mafia, que se llama Odebrecht.

Los medios de comunicación, encuestadoras, son parte dominante de un cáncer, que ha hecho metástasis, en una sociedad acostumbrada al robo. La ignorancia, la falta de valores en el integro de los medios, nos deja a merced de una mafia, que dicta las pautas, para homologar un acuerdo, usando la legalidad  como instrumento financiero, a favor de esta organización criminal.

No existe política económica, que pueda cosechar donde no se sembró, frase que vengo repitiendo con insistencia. Se tiene que empezar a sembrar a lo grande, habrá un período ventana, la cosecha tardará años. Ello abona a condiciones, que apunten a un gobierno de izquierda, o caer en manos de cualquier improvisado al 2021.

Ojo, Pare, Cruce, Tren, los medios y encuestadoras estarían o podrían, estar en la búsqueda de un próximo presidente servil a la mafia, quedan notificados.

Saquen ustedes, mis queridos lectores, sus propias conclusiones, hasta la próxima.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s