Odebrecht & Consorciadas nos siguen estafando. Migajas a cambio de casi nada.

Odebrecht, Consorciadas Peruanas, Club de la construcción, siguen estafando al Perú, de manos de un equipo de Fiscales y un Procurador, que los califico, como el Sport Chacarita, versus una monstruosa organización criminal, a quienes nombraré como El Barcelona.

Obviamente la goleada que van metiendo, es la violación más rapaz, un verdadero insulto, a la inteligencia de todos los peruanos, el Perú da todo a cambio de migajas.

Si Odebrecht de por si, va a pagar una verdadera propina, gracias a un concierto de voluntades, que van desde el Ejecutivo, pasando por el Congreso,  la Fiscalía y Poder Judicial.

Las indemnizaciones, que terminaran pagando las consorciadas, como G&M, JJ&Camet, ICCGSA serán un premio al robo. Décadas de haber montado un negocio, diseñado para delinquir, donde tenemos que aceptar, que se vean 04 proyectos de un total de 76.

La mafia está más viva que nunca, vivimos un espectáculo, donde el Perú pone el trasero, luego la prensa se encarga de hacer de todo lo ocurrido, un verdadero reallity. Donde las hienas en busca de sangre, solo defienden a su patrón G&M.

En todo este circo, el ex presidente Alán García se quitó la vida, para mí un verdadero truhán, más debo precisar, que hasta al más grande ladrón, para ser condenado, las pruebas deben ser firmes e indubitables.

Dejo de lado los apasionamientos, guardo respeto por quien cortó su existencia, no entro al espectáculo deleznable, de hacer de una desgracia, un titular o una obra draconiana, en búsqueda de réditos, que a la postre son insignificantes, cuando se trata de defender los intereses de la Patria.

Mientras todo esto sucede, el Perú sigue siendo estafado, a diestra y siniestra, por una mafia organizada, que cuenta con un equipo  de abogados y profesionales, que dejan muy mal parados a tres no aptos, entre Fiscales y Procurador.

Sobre la incapacidad, arreglos tal vez soterrados, ha recaído la responsabilidad, de buscar justicia y cautelar el patrimonio de todos los peruanos.

Hasta dónde puedo ver, esto no es más que un verdadero Club de prostitutas, que se valen del propio sistema, para salvar a Odebrecht de forma legal, con la venia y contubernio de la Justicia Peruana.

Justicia ramera, justica falaz, rapaz, vulgar, hedionda, putrefacta, con su vil y mayor aliado, una prensa que ha estado y está, al servicio de los grandes intereses, el resto es show mediático, uno que es vomitivo, en todos sus extremos.

Nunca había experimentado, tal desprecio por todas las autoridades, todos gritan, vitorean lucha contra la corrupción. En una casa de putas, la puta mayor, no puede hablar de no ser prostituta, eso es nuestro Perú, representado por casi el integro, de todas nuestras autoridades.

En este escenario, el Perú se encamina a un crecimiento el 2019, que no creo supere el 2.5% anual, con viento en popa y con hipos estadísticos virtuales.

Observo un Ejecutivo perdido, en su propio círculo vicioso, no tiene idea de cómo solucionar conflictos, solo están acostumbrados, a la ignorancia de la política del parche. Y mientras esto sucede, el Perú se estrella, que quede claro, el robo continúa, de una vaca cuyas ubres, poco a poco se van secando, peligrosamente.

Un empresariado, indiferente, dócil, corrupto, todos juegan a sus intereses particulares, aquí no les interesa el Perú. Solo una visión mercantilista, otra arista de este burdel llamado Perú. Donde me pregunto, ¿vale la pena alzar la voz? ¿Es válido denunciar sobre todo este excremento?

Hagan sus apuestas, el Perú colisionara, porque es imposible cosechar, donde no se sembró, por falta de decencia, por carencia de una verdadera justicia.

Donde a los ladrones se les sube la presión, cada vez que escuchan la palabra, prisión.

La justicia es arma de muchos cañones, usadas para eliminar al adversario, de forma rastrera, el  circo que vivimos se verá reflejado, en un mega desastre económico en ciernes. 

La falta de moral, inexistencia de la palabra decencia y hasta un nuevo Cardenal, que en lugar de parecer un hombre de Dios, más se asemeja a Satanás.

En qué momento se jodió el Perú, indómita pregunta, del hoy y del ayer, no tengo la respuesta, más las consecuencias, las vamos a vivir y pronto.

Con un pueblo pasivo, manso. Con Alcaldes electos, que estaban dispuestos, a trabajar con Graña y Montero, que reculan, a la luz de las evidencias, por conveniencia, más no por moral, como sea mis queridos compatriotas huele a mierda.

Saquen ustedes, mis queridos lectores, sus propias conclusiones, hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s