Odebrecht, a ritmo de samba, nos ha metido tremenda Yuca.

Con el 98% de la prensa peruana él Odebrecht peruano ha logrado lo imposible, que el pueblo defienda a Odebrecht a expensas de los más humildes. ¡Que tal psico social! eventualmente el pueblo se dará cuenta, ¿aquí no pasó nada o arderá Troya?.

Nuestra patria está lacrada con la más grande y hedionda corrupción; una verdadera lucha de mafias donde esperamos un cambio, uno que no llega ni llegará – no de la forma como se está procediendo – con un pueblo obnubilado por una dizque bandera de lucha contra la corrupción.

Lo cierto es que Odebrecht a la fecha tiene hundidos en activos por 4,500 millones de dólares, que esperan la firma de la más grande estafa jurídica en contra de  nuestra Patria.

El Perú debe saber, que el Presidente Bolsonaro ha dado, o dará orden, a su Ministro de Justicia Sergio Moro, para que toda la información vinculada al caso Lava Jato sea pública, por lo que es cuestión de tiempo para tomar conocimiento de todo, sin necesidad de firmar acuerdo alguno.

Acuerdo además diseñado para beneficiar a empresas corruptas como Odebrecht y Consorciadas Peruanas, una verdadera traición a la patria. (Fuente: Víctor Andrés García Belaunde – en lo referente a Bolsonaro).

El Perú podría embargar esos bienes y meterle un juicio en el extranjero por decenas de miles de millones de dólares y tengan seguridad que el juicio sería ganado; sin embargo se ha escogido el camino estructurado por Odebrecht y G&M todo a cambio de nada.

Ejecutivo y Legislativo son responsables, ambos dieron visto bueno a la dación de decretos que han permitido semejante felonía, en contra del pueblo peruano. El premio será que violador y violado sigan juntos con una reparación civil nimia digna de un pordiosero.

Pablo Sánchez dejo ir a Barata en el año 2016, en lugar de ordenar su detención, es válido sugerir que nuestros fiscales le pregunten a Barata sí Pablo Sánchez recibió dinero a cambio de su partida (como ha señalado el congresista Castro); quien posteriormente dejó salir a Toledo, otro escándalo mayúsculo.

Estamos en un escenario donde los delincuentes son los señores. Quienes combaten la corrupción son aplastados por los medios de comunicación de propiedad de Odebrecht, quien pone / saca presidentes, fiscales, en una campaña multimillonaria de mano de sus esbirros que se dicen periodistas, defendiendo el latrocinio más grande de la historia en contra del estado peruano.

A renglón seguido, el flamante presidente del Poder Judicial, José Lecaros, nombra al juez supremo Ángel Romero. Dejando de lado la antigüedad del mismo, lo grave es que resulta ser quien conversó con el magistrado Hinostroza sobre el caso de violación de una menor de edad, donde la prensa peruana no ha hecho escándalo, solo se ha limitado a decir que este debe ser cambiado cuando se conforme la sala de (JNJ). Me preguntó: ¿este angelito tiene corona o es un simple peón que no entorpece el juego trazado y sentenciado por Odebrecht?

Saquen ustedes sus mis queridos lectores sus propias conclusiones, hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s