A Barata le salió barato que tal estafa jurídica al pueblo peruano.

Definitivamente a Odebrecht con Barata al frente le salió barato y en ese camino va G&M y otras empresas que hoy al haberse promulgado la colaboración eficaz con las mismas todo deviene en un sistema perverso donde han timado al pueblo peruano a gran escala, me voy a permitir explicar lo que se debió hacer y lo que aun se puede hacer.

En primer lugar después de que explotó el escándalo donde USA va a cobrar una multa de 3,000 millones de dólares de los activos y patrimonio de dicha firma, luego Brasil en orden de prelación con una cifra que supera los 1,000 millones de dólares.

Es aquí donde se arma todo un juego digno de las grandes mafias y/o organizaciones criminales, usar las leyes para finalmente premiar a los ladrones más grandes de la historia en todo Latinoamérica.

El Perú debió escoger el siguiente camino: intervenir a Odebrecht, G&M, JJ&Camet, ICCGSA, OAS y muchas más, unas vendieron su patrimonio y fugaron como es el caso OAS operación de permuta con los Franceses donde un equipo de roedores solo ha beneficiado a los ladrones y el Perú que se joda.

De haberse intervenido Odebrecht más consorciadas peruanas no se habría paralizado al Perú,  el estado hubiera tomado control de las mismas usando interventores, mientras se determinaba las sobrevaloraciones de dichas obras con la finalidad de impedir su venta para que países extranjeros se benefician en cobrar multas cuando el Perú es el verdadero y real damnificado.

Solo bastaba seguir con decencia y audacia todo lo proveniente de EEUU, Brasil y Suiza con la finalidad de negociar con él a  sartén por la mano y no al revés, donde se negocio a sabiendas que se cometía tremenda traición legal a la patria con un pago de 610 millones de soles como reparación civil acordado con nuestros héroes de una banda de comics que hoy han pasado a ser el Guasón, Acertijo y el Pinguino.

Nuestro gobierno de haber obrado por la patria el Perú podría haber recuperado fácilmente 3,000 millones de dólares como parte de las sobrevaloraciones y a renglón seguido multar con la propina firmada en el acuerdo en Brasil, tremenda rata la que nos han metido.

El Perú estuvo en condición de poner de rodillas a los ladrones, donde muchos de los involucrados terminarían bajo las rejas, un anhelo del pueblo peruano, uno que ha sido usado para el vulgar y mayor engaño a nuestra pueblo. Se escogió el contubernio legal para hacer lo más fácil, pedir toda la información a cambio de una propina y que la multa a Odebrecht y Consorciadas se base en el valor de las coimas y no de lo sobrevalorado en el Perú.

Les recuerdo que en solo 11 obras lo sobrevalorado asciende a 7,408 millones de dólares y falta por auditar 40 proyectos más donde las sobrevaloraciones superan largamente los 20,000 millones de dólares, al parecer las pasiones dirigidas por un populismo extremo han convertido al pueblo peruano en socio de Odebrecht, G&M a cambio de un circo romano digno de las más grandes mafias digitadas desde el poder.

He escuchado al congresista Pedro Olaechea y otros que no se puede criminalizar a las empresas por unos cuantos funcionarios, lo cierto es que han sido los dueños de esas empresas los que le han robado el Perú en el acto más vil desde el poder y siendo ellos el poder.

Todas estas empresas deberían de dejar de contratar con el estado ese es un castigo justo y decente.

Todavía se les puede poner interventores para que las obras concluyan y no se paralice la cadena de pago, finalicen las obras y a renglón seguido el estado puede convocar a las constructoras más grandes del mundo con la condición primera de que los profesionales y técnicos que hoy trabajan en dichas empresas sean absorbidos por las mismas de esa forma no serán afectados, que no se nos venda el cuento que ello no es posible lograrlo.

Caso contrario estamos ante un escenario de un excremento monumental donde no importa robar, no existe castigo y encima entre empresarios se dan la mano por ser del club de la hi life empresarial del Perú, ¿Qué tal Ostra?

Es tiempo de hacer patria, es tiempo de un cambio, caso contrario vamos raudos a  las fauces de una izquierda que esta presta a devorarnos, de manos de una prensa que defiende a capa y espada al Odebrecht peruano.

El Perú no solo necesita crecimiento económico el cual a la fecha es marcadamente insuficiente, nuestra patria necesita desarrollarse y  para ello hay que quebrar todo este tinglado de corrupción – es el momento de hacerlo – caso contrario estaremos cambiando moco por babas en un escenario donde el Perú se encamina en materia económica a un soft o hard landing, despierta peruano  no te dejes engañar por una justicia de manos de nuestras autoridades todos al servicio de los más oscuros intereses en contra de la patria.

Saquen ustedes sus propias conclusiones, hasta la la siguiente yuca,  perdón hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s