Demasiados grandes para caer o un mega desastre económico en ciernes.

El mundo enfrenta lo que hoy se conoce como una guerra comercial entre dos colosos de la economía mundial, el Dragón Chino y el Águila Norteamericana, es en este escenario que se dan las primeras escaramuzas por parte de EEUU hacia China y viceversa.

Las economías de los países emergentes, han vivido prácticamente dos mega ciclos mineros no aprovechados, luego hubo un amago a la baja del 2015 al 2016 por parte de la economía China.

Lo mejor de la globalización está llegando a su fin,  el acelerador del gigante asiático gastó cifras multimillonarias en infraestructura, con records de crecimiento del 10% del PBI anual, hoy cercanos al 6.5%.

Lo cierto, es que el esquema chino está sustentado, en el gasto público y el crédito fácil, donde la China se ha endeudado a niveles exorbitantes, cito Forbes: donde analistas connotados afirman que la deuda China llegaría a cifras del 328% de su PIB.

Basta citar ¨De 1978 al 2014 el ingreso per cápita de China aumento 16 veces, con base a la paridad del poder adquisitivo internacional de 1.9 dólares por persona, la incidencia de la pobreza extrema en China cayo drásticamente del 88.3% al 1.9% en el 2013, es decir 850 millones de chinos han salido de la pobreza¨.  A la fecha existen 82 millones de Chinos en extrema pobreza, que viven con menos de 01 dólar diario.

Traduciendo en forma sencilla, hay 850 millones de chinos menos pobres.

Este fenómeno de inversión de la economía China, no respeta las leyes del mercado ni las leyes de la economía. El modelo económico Chino ha permitido el renacer de los países emergentes, donde quien no aprovecho el momento a llorar al río.

Se puede ser la segunda gran economía del mundo, y se puede atentar contra las leyes básicas de la economía, ¿será posible sostener este modelo por tiempo indefinido, hagan sus apuestas?.

Too big to fale – demasiado grande para caer-. Los gigantes corren riesgo de hacer volar literalmente él sistema, cuyas consecuencias serían de locura, el integro de la economías del mundo pagaran la factura, donde el efecto dómino será en cascada.

Si a ello le sumamos la deuda de los USA, del orden del 120 % del PBI, cifra que se viene incrementando, más el detonante de una lucha comercial, des globalizando la economía y nacionalizando la globalización. EEUU  busca de llevar más agua para su molino, la pobreza del mundo terminará  invadiendo a los que más tienen.

Nos encontramos ante dos gigantes, que están en un gran ring de box. EEUU a pesar de su abultada deuda, logró su independencia energética, con el petróleo y gas de esquisto, volviendo a ser potencia en hidrocarburos. Ello permite a los EEUU dar sostén real, sobre lo que se han sobregirado en el sistema.

A la fecha la burbuja bursátil en New York, pareciera estar muy cerca de explotar. Se ha llegado a valorizaciones de las empresas nunca antes vistas. El efecto contagio a la economía americana pudiese ser menor que en el pasado. Debo citar que más de un economista, avizora tiempos duros para los EEUU, de continuar por este camino, ¿está por verse?.

Trump:  busca que el presidente de la FED no suba las tasas de intereses. La razón, es a mayor dinero en su sistema, haría crecer su economía cuya adicción a la liquidez es dañina.

La reserva federal sabe, que tiene en sus manos, el  único instrumento para ir sustrayendo del sistema, las ingentes cantidades inyectadas, mediante el uso de la relajación cuantitativa en él pasado.

El choque de estos dos gigantes, pone el panorama en zona de alerta de tsunami, colisión frontal de ambos colosos, como dos grandes olas camino a colisión. Los bancos centrales, han podido salir al rescate en el pasado, ¿lo podrán hacer nuevamente?. 

La deuda China, – con un PBI mundial del 15.4% –  sigue creciendo, haciendo su panorama insostenible, en este intercambio de golpes. EEUU es consciente  que recibirá 10 golpes y podrá propinar 40, añadiendo un factor determinante a la caída del PIB Chino, que podría enrumbarse  al 5% en el mediano a largo plazo, lo cual sería un desastre para todos los países emergentes.

Si a lo expuesto, le sumamos la deuda de España, 98% de su PIB, Francia del 97% de su PIB, Italia con 131.8% de su PIB, Grecia 176% de su PIB, Alemania con un 66% de su PIB.

Todo ello pone a la eurozona en zona de alerta, las deudas de España, Italia y Grecia son impagables. Algunos economistas, sugieren inyectar liquidez a perpetuidad en el sistema, como única solución, con el fundamento: de que todos los involucrados son demasiados grandes para caer.

Lo cierto, es que este manejo económico, al carecer de sustento real, haría que lo imposible se haga posible, y el integro del sistema se pudiese venir guarda bajo, arrastrando al mundo a una crisis recesiva nunca antes vista, una pesadilla en ciernes.

EEUU significa el 25% del PIB mundial, con una deuda que ha superado los 21 billones de dólares, tal vez con mucho esfuerzo, podrá ser reducida al 50 % en los próximos 40 años. Es en este escenario que la economía mundial, enfrenta riesgos descomunales, donde países como el Perú pierden la gran oportunidad  de salir de la pobreza, de las manos de gigantes externos.

Nuestra patria a la fecha, se han dedicado a saquearla, nadie quiere ver semejante maremoto que se pudiese avecinar, no se hace caso a las advertencias sanas, la soberbia y el robo a raudales será nuestro Waterloo, despierta peruano.

 Saquen ustedes mis queridos lectores sus propias conclusiones, hasta la próxima.

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s