La justicia es para todos y no nos olvidemos del club de la construcción.

¿Quién o quienes buscan la verdad? un sistema judicial que hace uso de sus facultades para dictar prisiones preventivas en una suerte de mini juicios adelantados que pueden ser un gran acierto en la necesidad de la búsqueda de justicia que hoy reclama el pueblo peruano, más todo tiene que ser ajustado a derecho.   

Las prisiones preventivas son dadas para luego caer en un letargo judicial donde la justicia llega después de transcurrida décadas en procesos en libertad, el ejercicio del derecho no puede ser recortado, más este mismo ejercicio no puede usarse para estar en libertad por la inacción total del poder judicial.

Sentenciar por encuestas es peligroso, más si existen elementos probatorios en una acusación preliminar que sea grave no queda otra que aceptar la decisión del juez y que la parte afectada apele dicha resolución con la esperanza de que los corruptos caigan presos y no vuelvan a salir en libertad.

El Perú quiere justicia, lo cierto es que Toledo se fugó en nuestras narices de las manos del Fiscal Pablo Sánchez, el actual Fiscal Chavarry está altamente cuestionado incluso con acusaciones que lo sindican como parte de la mafia de los cuellos blancos, razón más que suficiente para su renuncia a la Fiscalía de la Nación o en su defecto prospere  una de las acusaciones constitucionales que quedan por resolverse en el congreso peruano.

La solución integral pasa por la renuncia del integro del Tribunal Fiscal, caso contrario se descabeza una sola cara de la moneda  y se deja la otra cara lo cual perjudica a una mafia y favorece a otra. 

El Perú necesita un cambio  y el integro del tribunal fiscal debe irse a su casa.

Nuestra justicia es una de apariencias, manda a la cárcel a la gente por unos meses para luego seguir sus procesos en libertad es allí donde se le saca la vuelta al derecho y no existe justicia para el pueblo peruano.

Si las acusaciones son fundamentadas y sustentadas en forma idónea deben ser sentenciadas en tiempos prudenciales y no  después de décadas de procesos judiciales.

Bajo esta sed de justicia, por causa de la corrupción, droga, sobre valoraciones, mega obras, grandes empresarios metidos en todo este hedor putrefacto, lo justo es que de una buena vez por todas se haga una sola y límpida justicia, una ejemplar si se pretende que el Perú pueda cambiar.

A la fecha hay acusados que siguen en la calle a sabiendas que todos sabemos que son culpables, por lo expuesto si Keiko Fujimori se va presa que se vayan todos por principio de equidad y  justicia.

Tiene que existir una forma de redimir a nuestra patria de tanta afrenta a la inteligencia de un pueblo, que ojo es manejado popularmente y ello es peligroso. 

Concluyo a viva voz que todos se vayan presos ¿Cómo conjugar justicia sin atropello del derecho? , corro traslado a los especialistas en derecho.

Saquen ustedes mis queridos lectores sus propias conclusiones, hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s