PPK lleva al Perú al despeñadero.

El Perú va camino al infierno, ejecutivo y legislativo se neutralizan uno al otro, no existe voluntad de lucha frontal contra la corrupción por parte de un ejecutivo que a su modo trabaja a favor de todo este despelote; de no ser por las denuncias de fuente extranjera al Perú se lo seguirían levantando en peso y a la carrera, los robos son groseros, la economía está estancanda por responsabilidad de todo un tinglado de rufianes.

No existe la voluntad de corregir un sistema putrefacto, donde todas las obras licitadas están sobrevaloradas exponencialmente, no existe el mínimo respeto por el pueblo peruano, delincuentes desde el poder y por el poder le roban el futuro a nuestros jóvenes, donde no habrá sustento de pensiones dignas para la mayoría del pueblo peruano, estamos incubando un mega desastre.

Es cierto las empresas proveedoras del sector construcción quiebran día a día, la inacción del ejecutivo por apostar al borrón y cuenta nueva pasa tremenda factura, PPK pareciera estar al servicio de sus amigos en las grandes obras licitadas en el gobierno de Humala; se esgrime como argumento que no se puede parar el país que es dañiño quebrar a las empresas involucradas; lo cierto es que se pudo intervenir las empresas evitando la ruptura en la cadena de pagos, asegurando la continuidad de las mismas hasta finalizar las obras paradas y no volver a contratar con delincuentes.

El Perú tiene la oportunidad de quebrar la corrupción galopante y ello solo se logrará con nuevos y poderosos consorcios extranjeros de primer nivel, que como paso primero determinen las sobrevaloraciones para a renglón seguido exigir la devolución de miles  millones de dólares y luego hablar de indemnizaciones.

No hay voluntad de sanar la economía no hay un camino claro que permita recuperar y castigar a quienes están esquilmando al pueblo peruano, son cerca de 4 a 5 puntos del PBI en robos multimillonarios.

La conflictividad social aumenta a pasos agigantados, haciendo de los proyectos mineros una rémora de una sumatoria nonata, y mientras el país se va donde el padre padilla el Perú se encamina al despeñadero.

Saquen ustedes mis queridos lectores sus propias conclusiones, hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s