La guillotina pende sobre PPK y un gabinete salvavidas.

El mal menor es la clásica frase que se esgrime para mantener a PPK en el poder, la evidencia en su contra era abrumadora, los conflictos de intereses con su compañía West Capital eran tan evidentes que pretender negar semejantes hechos solo puede a obedecer a consignas políticas de evitar que el mal mayor llegue al poder.

Lo cierto es que sobre PPK pende la guillotina, a muy corto plazo tendremos las declaraciones de Barata, testimonio  que pondrá al Perú nuevamente de cabeza, con un gabinete sin fuerza y en calidad de corcho.

Este nuevo concejo de ministros nace remozado, más está pegado con babas, no dudo de la sana y buena intención de sus integrantes, donde el termino reconciliación excede en su totalidad a las pretensiones del mismo. PPK buscará la protección de Alberto y Kenji Fujimori, con solo 10 congresistas disidentes de Fuerza Popular sumados a los 15 del partido de gobierno siguen siendo una exigua minoría.

La realidad de nuestro Perú es una donde se avecinan una sumatoria de huelgas, entre ellas la anunciada por el magisterio, donde el caballito de batalla es que el gobierno central no destina el 6% del PBI al presupuesto del sector educación,  donde aspirar a un sano 4% es lo apropiado; más si de miles de millones se trata todos los mega robos de los que el Perú viene siendo objeto, bien habrían servido para tener grandes escuelas y hospitales con profesores y médicos mejor pagados, sin embargo el olvido de los más necesitados a cambio de los  mega robos de obras groseramente  sobrevaloradas, son el furgón primero que jala este gobierno uno que entró a ser parte de toda esta monstruosa corrupción.

A renglón ininterrumpido la GGTP y otros grupos buscaran sembrar el caos seguido de la efervescencia social,  de muestra un botón, Goyo Santos  se pretende erguir como el abanderado de la lucha contra la corrupción en Cajamarca, lo más grave es que los extremistas continuan ganando espacio gracias a que la corrupción se apodera y empodera, adueñándose de nuestro Perú.

La economía se salva por los excelentes precios de todos los metales, en el especial el cobre y el zinc ambos están en cifras del boom minero pasado o acercándose a dichas cotizaciones que permitirán dar un alivio a nuestra economía.

Lo preocupante es que en todo este escenario enrarecido, convulsionado y con un Perú asaltado por los mega robos, se corre el serísimo riesgo que la gran mayoría de proyectos mineros se queden en el tintero, donde las elecciones regionales y municipales en el 2018 no son precisamente el escenario para que las grandes inversiones apuesten en un país a  todas luces agitado por decir lo menos.

Saquen ustedes mis queridos lectores sus propias conclusiones, hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s